Las persecuciones de autos pueden ser entretenidas siempre y cuando se trate de algún videojuego, pero en la vida real, son situaciones que ponen en riesgo la seguridad de muchas personas.

Y para evitar que más conductores se salgan con la suya, los departamentos de policía de Iowa y Florida están implementando un nuevo sistema que permite a las patrullas disparar balas GPS que se adhieren al coche del sospechoso y permiten su localización en todo momento.

Este sistema que parece salido de una película de James Bond o del Batimovil se llama StarChase, y consiste en instalar un cañón de aire comprimido que dispara cilindros autoadheribles.

StarChase

Y aunque suena como una excelente herramienta al servicio de la comunidad, hay un pequeño detalle antes de implantarlo en todo Estados Unidos, se trata del costo.

Instalar este sistema cuesta 5 mil dólares por patrulla, y cada cilindro GPS cuesta 500 dólares, aunque si lo comparamos con losa daños que resultan de una persecución a alta velocidad, tal vez no sea tan caro después de todo.

vía CNET

fuente StarChase

temas