El servicio ha puesto en marcha sus nuevas políticas de privacidad impulsadas este año.

Lo que te vamos a decir no ésta sacado de ninguna película de espionaje, pero Uber ahora puede rastrear tu ubicación aunque no tengas abierta la aplicación, gracias a que la última actualización (versión 3.222.4) cambia la forma en que los usuarios comparten esa información. Antes, Uber solo recibía datos del GPS mientras tuvieras abierta la app. Ahora, el servicio pide que para “ofrecer un mejor servicio”, compartas tu ubicación incluso cuando la app está corriendo en segundo plano.

La buena noticia es que la app de Uber tiene que pedir acceso constante debido a la forma en que los permisos a nivel dispositivo están estructurado. Aunque sobra decir que está comprobado que muchas veces aceptamos todo lo que las aplicaciones nos solicitan sin saber bien a bien de qué se trata.

Hay que aclarar los mal entendidos que esto puede generar. A Uber sólo le interesa tener acceso a la ubicación de un pasajero a partir del momento en que solicita un viaje y hasta 5 minutos después de que el conductor haya llegado a su destino. Esto funciona incluso si la aplicación no se está usando en el momento. Antes de esta actualización, Uber no recogía la ubicación en modo “desconectado” de un pasajero durante el viaje y, mucho menos, la ubicación del mismo después de que se bajara del auto.

¿Por qué esta decisión?

uber

La empresa ha declarado que utilizará esta información para mejorar los puntos de abordaje y descenso, que, como sabemos quienes utilizamos el servicio, siempre han sido siempre un dolor de cabeza en lo que a exactitud se refiere. De hecho, en más de una ocasión los pasajeros y los conductores necesitan comunicarse para encontrar la ubicación exacta cuando la aplicación nada más no puede. De manera que Uber espera reducir este problema de abordaje.

También la compañía quiere analizar la frecuencia con la que los usuarios cruzan la calle en seguida del descenso, pues esto podría ayudar a prevenir algún accidente. Un portavoz de Uber explicó que incluso esto podría ayudar a la empresa a detectar si el conductor dejó bajar a su pasajero en un lugar peligroso.

“Siempre estamos pensando en las maneras en que podemos mejorar la experiencia del pasajero gracias nuestro estándar de ETA (Estimated Time of Arrival), y poder identificar el mejor punto de reunión en cualquier dirección que el usuario proporcione. La precisión es lo que nos distingue como Uber, y estamos pidiendo a los pasajeros que nos proporcionen más información para lograr estos objetivos “, recalcó la compañía en un comunicado.

Aunque la nueva solicitud de información podría ser una sorpresa para algunos pasajeros, Uber ya lo había anunciado el año pasado. La compañía actualizó su política de privacidad el verano pasado, con la cual informaba al usuario de esta petición de datos. Evidentemente, las reacciones no se hicieron esperar y grupos de privacidad elaboraron una queja a la Comisión Federal de Comercio en Estados Unidos.

Uber desde esas fechas dijo que su próxima actualización “proporcionaría nuevas características útiles, tales cargar más rápido cuando el usuario abriese la aplicación (hay que recordar que ahora hay un lapso entre abrir la aplicación y ver los coches disponibles en el área, pues la aplicación está intentando averiguar la ubicación)”. Con la última actualización, Uber sólo está poniendo en marcha los cambios en la política de privacidad del año pasado.

En Estados Unidos la Oficina del Procurador General de Nueva York llegó a un acuerdo con Uber en enero donde se abordaron algunas de las preocupaciones planteadas por estos grupos de privacidad. Según el acuerdo, Uber está obligado a cifrar los datos de ubicación del usuario mientras está en tránsito desde su teléfono. También entre los servidores de Uber y los datos GPS almacenados por la compañía, la información de ubicación estará protegida por la autenticación de múltiples factores.

La buena noticia es que si te sientes incómodo con esta novedad de Uber, podrás desactivar el uso compartido de la ubicación en la configuración de tu teléfono (en la página de ayuda de Uber explica cómo hacerlo en iOS y Android). Aún así, no sabemos cuál es la normatividad para el resto de los países donde el uso de Uber está permitido (como en México), ya que Uber maneja sus políticas dependiendo las leyes de cada país, esto significa que por el momento es muy posible que nuestros datos no estén codificados y si consideramos que los hackeos y el ciberespionaje parecen estar a la orden del día, habría que replantearse que tan importante es para la compañía de transporte contar con éstas especificaciones. Como en cualquier buen trhiller de ciencia ficción, no podemos evitar sentir que cada vez el “Sistema” sabe más de nosotros… incluso cuando no estamos conectados.

vía TechCrunch

temas