Reseña: Radeon RX 6800 – Por fin AMD es una opción clara para el gaming

| 18 de enero de 2021
La Radeon RX 6800 es la muestra clara de que AMD, por fin, es una apuesta clara para el gaming y la productividad en GPU

Durante años AMD quedó relegada como la productora de GPU de segundo orden. Aquellas dedicadas a la productividad y para los setups gaming de gama baja. Sin embargo, eso cambia ahora con su nueva serie de gráficas. En este caso, en Código Espagueti, probamos la Radeon RX 6800, su modelo base que puede ser el salto necesario para el next gen sin sacrificios de presupuesto tan altos.

Fuente: Código Espagueti

Primero comencemos por el elefante en la habitación. En este instante es imposible conseguir alguna de estas. Incluso, para nuestra reseña, AMD tuvo que hacer un esfuerzo en facilitarnos una y cuando al proveedor y manufacturero le cuesta dar una a sus aliados para el trabajo de reseña y pruebas… es que hay un problema.

Este es ajeno a AMD y tiene que ver directamente con el estado del mercado actual y de la producción de chips con silicio de alta calidad, además de que la demanda de componentes en general aumentó demasiado con la pandemia. Esta suma de factores hace que, a pesar de todo, cualquier hardware de nueva generación o de gama alta sea difícil o imposible de comprar.

Sin embargo, esta situación puede pasar a segundo plano este año y las consecuencias de esas las veremos, evidentemente, en los precios de tanto componentes actuales como antiguos, que derivado también del aumento en el mercado de consumidores de PC, las marcas podrán abaratar costos y los retailers obtener mejores resultados de la compra y venta de hardware.

Esta es una nota importante para hacer antes de comenzar por dos cosas:

  1. Esta review fue hecha en conjunto con un Ryzen 7 5800X (del que también tenemos una reseña en Código Espagueti), otro componente de nueva generación
  2. Comprar en el mercado de reventa no solamente perjudica a los proveedores sino al mercado en general, así que desde aquí te instamos a no recurrir a él bajo ninguna circunstancia

Ahora sí, sin más, podemos seguir con la reseña en forma.

Benchmarks

En muchos sentidos las nuevas Radeon RX 6000 se sienten modernas, nuevas y poderosas. No es que antes AMD no fuera competitiva en esta área, el asunto fue siempre que NVIDIA llevaba un paso adelante desde hace varios años y dio un salto gigante con el paso a la primera serie RTX, que cambió por completo el sentido de la producción de GPU.

AMD, como siempre, buscó enfocarse en usuarios y un mercado más grande con resultados bastante conseguidos con su serie Radeon 5000. Sin embargo, esta cayó en casi todo hacia los resultados finales en la comparativa generacional, sin contar que no integró ninguna de las nuevas tecnologías que GeForce sí hizo.

Eso cambia ahora con esta nueva generación de gráficas que le van a competir de tú a tú a NVIDIA como un todo, porque en el gaming y, sobre todo, en el rendimiento de una PC, los números brutos nunca lo son todos.

Assassin’s Creed Valhalla

4K Ultra: 48 fps (38 fps -1%)

1440p Ultra: 81 fps (51 fps -1%)

Fuente: Ubisoft

Dirt 5

4K Ultra: 71 fps (63 fps -1%)

1440p Ultra: 105 fps (90 fps -1%)

Fuente: Codemasters

Death Stranding

4K Ultra: 95 fps (83 fps -1%)

1440p Ultra: 151 fps (138 fps -1%)

Fuente: Sony

Microsoft Flight Simulator 2020

4K Ultra: 31 fps (29 fps -1%)

1440p Ultra: 48 fps (45 fps -1%)

Fuente: Microsoft

Shadow of The Tomb Raider

4K Ultra: 76 fps (57 fps -1%)

1440p Ultra: 140 fps (121 fps -1%)

Fuente: Crystal Dynamics

Gears 5

4K Ultra: 65 fps (54 fps -1%)

1440p Ultra: 111 fps (92 fps -1%)

Fuente: Xbox Studios

Call Of Duty Black Ops Cold War

4K Ultra: 96 fps (81 fps -1%)

1440p Ultra: 146 fps (127 fps -1%)

Fuente: Activision

El rendimiento es completamente fluido y estable en todos los títulos aunque la optimización sigue sin ser completa para estas gráficas ya que las nuevas tecnologías de renderizado, como el Ray Tracing y el reescalado en tiempo real no están bien desarrolladas para sus homólogos de Radeon.

Sin embargo, bajo la forma de juego nativa son lo suficientemente potente para hacer que cualquier juego AAA y moderno llegue a más de 60 fps hasta en 4K. Este salto es, sobre todo, importante considerando que el RT es una tecnología ultra demandante que se sirve del reescalado digital para mejorar su rendimiento sin llevar a tope el rendimiento de cada componente y darle un mejor equilibrio.

A pesar de que por ahora parece no estar disponible y no bien optimizado en donde está activo, sí e sun buen paso hacia el frente en una tecnología que AMD se reservó durante toda una generación, por lo que es también entendible que se encuentre detrás de NVIDIA en este apartado, aunque tampoco es una preocupación grande, ya que al ser estas Radeon la base de los gráficos en los SOC de tanto PS5 como Xbox Series X, todos los juegos nuevos optimizados para consola tendrán una base sólida para migrar a PC bajo este mismo sistema.

Smart Access Memory

Mucho se ha hablado de que a pesar de las promesas las Radeon RX 6000 no están a la par de la nueva generación de RTX 3000. Sin embargo, estas tienen un enfoque diferente que, sobre todo, se enfoca en la eficiencia energética, aprovechando también la nueva arquitectura RDNA 2 y sus transistores de 7nm, que siguen siendo superiores a los transistores Samsung de su competencia.

En teoría, por su precio, estaría encima de la RTX 3070, que es el homólogo que tiene del lado de NVIDIA. Sin embargo, en el rendimiento base, derivado de su menor consumo energético y la falta de optimización en tecnologías nuevas (esto sucede en toda la gama Radeon RX 6000), sea más bajo (por casi nada) que el componente de gama similar, pero AMD guardó bajo sus dos nuevas arquitecturas el secreto de la Smart Access Memory.

En pocas palabras, este es un bus de acceso rápido que permite una conexión mucho más rápida y más grande entre la CPU y la GPU, acelerando así el procesamiento de datos y la cantidad de ellos, maximizando la información por ciclo y, por ende, el rendimiento de ambos componentes en el desempeño que sea buscado.

Esta es una función que hace también que los demás componentes en el sistema trabajen más eficientemente, pues libera trabajo de RAM haciendo conexiones directas, casi como si se tratara de un SOC en vez de una motherboard regular; evidentemente, esta tecnología solo es usable bajo componentes de nueva generación. Es decir, necesitas una tarjeta madre de serie 500, un CPU Ryzen 5000 y una Radeon 6000.

Después de esto, el rendimiento incrementa entre un 10% y un 15% dependiendo el juego, emulando y superando el rendimiento de la RTX 3070 y llegando bastante cerca de la RTX 3080 en muchos casos. El crecimiento de los fps no es tan grande como para ser notorio a gran escala, pero sí para tenerlo en consideración como un factor de estabilidad importante, además de que en cuestión de renderizado apoyado por GPU el rendimiento será notable en términos de tiempo de espera.

Esta tecnología está en su primera generación a penas, por lo que ver su evolución será lo más importante de cara a los siguientes lanzamientos de AMD en cuestión de CPU y GPU, porque estas trabajan cada vez de una manera más cercana, lo que no solamente ayuda a los juegos AAA de alto rendimiento y consumo, sino también a juegos competitivos donde las latencias de los componentes deben de estar lo más cercanas a cero.

Para muchos el rendimiento extra que saca puede ser cosa menor y algo que, francamente, se puede menospreciar, pero el hecho de tener un ecosistema integrado con el que mejorar no solamente latencia sino también poder bruto es impresionante pensando en el futuro, sobre todo ahora mismo que Intel está perdiendo mucho terreno en CPU al estar estancado en los 14nm.

Lo bueno
  • Rendimiento
  • Precio
  • Smart Acces Memory
  • Estabilidad
  • NVIDIA tiene por fin competencia real
Lo malo
  • Disponibilidad
  • Desempeño térmico
  • Optimización para nuevas tecnologías
Veredicto

La Radeon RX 6800 es por fin una digna competencia para NVIDIA así como toda la demás serie nueva de GPU de AMD. Hacía mucho tiempo que no veíamos una competencia tan voraz en este apartado y se nota. No solo en el hecho de que no puedas comprar en ningún lado una de estas actualmente, sino también en los precios que manejan todos estos productos respecto a las generaciones pasadas.

Es cierto que mucho tiene que ver la nueva generación de consolas, pero también tiene que ver con que AMD hizo esas nuevas consolas tanto en CPU como en GPU. El SOC de la PS5 y del Xbox Series X es, evidentemente, una versión menos poderosa de lo que podemos ver en el high end gaming de PC y, evidentemente, estas no se actualizarán con los años como sí lo hará la serie Radeon.

Su estabilidad es envidiable y, a falta de una potencia bestial, AMD decidió invertir la calidad de la información por ciclo y en la eficiencia energética para no comprometer ni el sistema ni sus demás componentes, algo que sigue de la mano con el compromiso que adquirieron con la serie Ryzen buscando retrocompatibilidad en BIOS, que permite hacer setups mucho más duraderos y actualizables que antes.

Por otro lado, la Smart Acces Memory es un game changer por más que se quiera menospreciar. Esta tecnología puede ser no solo el futuro de AMD sino de todo el gaming y la gama doméstica de PC, que con el tiempo se ha hecho mucho más cercana a la de las work stations (con su debida distancia, claramente). Sin duda, lo más impresionante de la Radeon RX 6800 no es en sí lo que entrega, que ya es muy bueno y es una competencia seria tras muchos años, sino lo que promete a futuro.

Test bench para esta reseña:
  • Motherboard: Asus Prime B550-Plus
  • CPU: Ryzen 7 5800X
  • GPU: Radeon RX 6800
  • RAM: 32 GB 3600 GHz G Skill Trident Z Neo
  • Almacenamiento: 500 GB NVMe M.2

***

Si eres gamer, creador de contenido o quieres dejar tu trabajo para volverte youtuber, tal vez valga la pena considerar la compra de este micrófono ideal para escucharte fuerte y claro (y lucir cool en el proceso).

ANUNCIO

Más reseñas