Stephen Elop, el favorito para ocupar el puesto directivo más importante de Microsoft, ya no es considerado como aspirante con posibilidades.

De acuerdo con filtraciones recogidas por Bloomberg, los dos finalistas en la carrera por ocupar el puesto que dejará vacante Steve Ballmer son son el actual consejero delegado de Ford, Alan Mulally, y el ejecutivo interno de Microsoft responsable de los servicios en la nube, Satya Nadella,

A pesar de no estar descartados por completo, los otros candidatos, Tony Bates y el ex CEO de Nokia, Stephen Elop, ya no lucen con posibilidades reales de adquirir trabajo. Las fuentes indican que un candidato hasta ahora no considerado también podría cobrar fuerza en las próximas semanas.

La compañía con sede en Redmond ha visto declinar su liderazgo en el mundo del software en los últimos años, así como la contracción del mercado de computadoras personales, lo que ha menguado sus  ingresos. Por ello Microsoft está cambiando su estrategia empresarial para centrarse más en el hardware (Windows Surface y la compra de Nokia son pruebas de esto) y los servicios basados ​​en internet, por lo que si quieren llevar a buen puerto este viraje necesita un directivo fresco que ocupe el lugar que está por dejar Ballmer.

En la ultima reunión de la junta directiva de la compañía, ocurrida el 18 de noviembre, es donde se tocó el tema del relevo en el puesto de CEO. En ella, de acuerdo con las filtraciones, se llegó al consenso de que el próximo directivo debe de ser alguien que cuente con una amplia trayectoria en la gestión de organizaciones complejas, globales y que manejan millones de dólares, incluso en sus operaciones más pequeñas. Además de saber tomar decisiones rápidas y estar acostumbrado a desarrollar sus funciones en un mercado altamente competitivo.

La junta directiva tiene el objetivo de tomar una decisión referente al nuevo CEO este año, aunque el anuncio podría ser retrasado hasta principios del próximo año de acuerdo con la información en poder de Bloomsberg.

vía Bloomberg

temas