La Gran N ha estado teniendo un éxito tras otro, y Sony no ha tomado las mejores decisiones.

Después del fracaso en ventas que experimentó Nintendo con la Wii U, muchos vaticinaron que la Gran N no lograría recuperarse, y más de un “experto” sugirió a Nintendo tirar la toalla y seguir los pasos de Sega, afirmando que su única forma de sobrevivir era abandonar el mundo de las consolas y centrar sus esfuerzos solamente en el desarrollo de juegos para los dispositivos de Sony y Microsoft. Pero Nintendo decidió no escuchar a los agoreros, aunque sí replanteó su estrategia.

El año pasado comenzó su renacimiento con el lanzamiento de Pokémon GO, que se volvió un éxito mundial, que le permitió superar a Sony en valor durante un par de días, para luego estabilizarse y mantener un empate técnico con su competencia.

A partir de entonces la Gran N comenzó a tener un éxito tras otro, vendiendo en horas todas sus NES Mini, logrando grandes ventas con Super Mario Run (su ingreso total al mercado de los dispositivos móviles), agotando durante meses el Nintendo Switch, y siendo considerado el gran ganador del E3 de este año (en parte por la pobre presentación de Sony).

Por eso no es raro que Nintendo tenga excelentes números en su cotización en la bolsa de valores de Tokio, volviendo a rebasar a Sony. Oficialmente, en la última cotización del 23 de junio de 2017, las acciones totales de Nintendo valen 5.45 trillones de yenes (46 mil millones de dólares), superando a los 5.40 trillones (44 mil millones de dólares) de yenes de Sony.

Con esto, Nintendo entra en el Top 15 de las empresas japonesas más valiosas, superando a otros grandes como Nissan y tiene todo para seguir creciendo y consolidando su buen paso en el medio. La noticia no es poca cosa, sobre todo porque Nintendo es una compañía completamente centrada en los videojuegos, mientras que Sony tiene ramificaciones en casi todos los ámbitos de la tecnología.

A pesar de que son excelentes números para Nintendo, la compañía sigue abajo de su mejor momento en la historia, cuando el Wii rompía récords de venta y dejaba por los suelos a toda su competencia. Sí, esa consola que muchos consideran para niños vendió mucho más que la PS 2 y la Xbox 360, sus competencias directas.

fuente My Nintendo

temas