Podemos decir que Maradona ganó, porque hasta le dieron trabajo.

Luego del berrinche que Diego Armando Maradona protagonizó al enterarse que Konami estaba usando su imagen en Pro Evolution Soccer 2017 (PES) sin su permiso y amenazarlos con la ya clásica frase de “te vas a comer un juicio millonario”, el “pelusa” recuperó la calma y ahora ya es amigo de la compañía japonesa… con ayuda de algo de dinero.

De acuerdo al diario argentino El Eco, Mauricio D’Alessandro, abogado de Maradona, se reunió la semana pasada con Takayuki Kubo, CEO de Konami Digital Entertainment, en Puerto Madero, Argentina, para arreglar el conflicto antes de llegar a los juzgados (o sea, arreglarse con dinero). Con los recursos obtenidos, Maradona pretende construir y donar una cancha de futbol para formentar el deporte infantil y “mejorar el campo de juego del club Azucena Juniors”.

Foto: El Eco.

Pero eso no fue todo. Como parte del acuerdo, ahora Maradona será embajador del PES hasta el 2020. En otras palabras, les ganó fuera de la cancha y también lo contrataron.

Pero ¿cómo es que pasó esto? Fácil, el PES 2017 no es tan popular como otros juegos de futbol (léase FIFA), así que perder a uno de sus jugadores más emblemáticos no era una opción. Maradona sabía esto (o alguien de su equipo, porque se ve que él ya no sabe mucho de nada), así que pudo abusar de su posición de cuasi dios del fútbol argentino.

No cabe duda que esa mano sí está bendita… pero por el diablo de los negocios.

fuente El Eco

temas