Gracias a Donald Trump, ser gamer podría ser aún más caro

La propuesta de aranceles del 25 por ciento de la administración de Trump se enfoca en la importación de juegos de mesa y videojuegos.

La administración Trump está intensificando la creciente guerra comercial de Estados Unidos con China. Ahora no es sólo contra Huawei, sino también contra los juegos de mesa y videojuegos, que ahora están atrapados en el fuego cruzado. Un nuevo documento publicado por la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos los menciona en una lista de productos que podrían recibir tarifas nuevas o revisadas por un monto de hasta más de un 25% con respecto a su precio actual.

En la lista, entre billares y adornos navideños, hay una serie de categorías relacionadas con los juegos, que incluyen consolas y maquinitas que funcionan con monedas, además de juegos de mesa y tableros.

La industria de los videojuegos ya ha sufrido una tarifa del 10% que afecta a los fabricantes de tarjetas gráficas AMD y Nvidia. La Agencia de Software de Entretenimiento (el organismo de cabildeo que representa a la industria de los videojuegos) -ESA por sus siglas en inglés- nunca tuvo una opinión pública sobre la situación. 

Desde entonces, la ESA ha experimentado un cambio de liderazgo, y Stanley Pierre-Louis asumió el cargo de presidente y director ejecutivo después de ocupar ese puesto de forma temporal después de que el director anterior, Mike Gallagher, renunció.

Este es un momento particularmente delicado para la industria de los juegos, ya que todos los signos apuntan a nuevas consolas que llegan al mercado en 2020. Sony ya ha insinuado sus planes para el PlayStation 5, y Microsoft se está preparando en su enfoque en servicios como Game Pass, xCloud, y jugar en cualquier lugar. Los dos gigantes también anunciaron recientemente una alianza de sus servicios de nube y desarrollo de tecnología AI.

(Amino Apps)

El aumento del 25% que sugiere el gobierno encabezado por Trump, elevaría las expectativas de precios entre los consumidores, ya que los fabricantes probablemente intentarán recuperar parte de ese gasto adicional.

La industria de los videojuegos no es la única parte del sector del entretenimiento en el punto de mira. Una inclusión destacada en la propuesta es la sección 9504.90.60, que abarca los juegos de ajedrez, damas, backgammon, dardos, juegos de mesa y mesas de póker y sus partes (fichas de póquer y dados). La categoría relacionada con los juegos de tarjetas también se incluye en la lista.

Si se aprueban estas tarifas propuestas por el gobierno de Trump, podrían ponerse en vigencia a fines de junio. Afortunadamente, China y los Estados Unidos todavía están en discusiones activas, por lo que existe la posibilidad de que la guerra comercial se resuelva para entonces. Si no es así, hay que mentalizarnos para pagar más por ser gamer.