Retro Reseña: Final Fantasy V, piratas, dragones y el mejor Job System

Final Fantasy V suele ser infravalorado, pero es una de las grandes entregas de la era dorada de Final Fantasy
(Foto: Square Enix)

Final Fantasy V. Otra entrega que no llegó a este lado del mundo en su momento, porque Square pensó que era muy difícil para los jugadores occidentales y, en su lugar, nos dieron Mystic Quest, un juego bastante simplón en comparación a la quinta parte de Final Fantasy. Y la quinta entrega resulta ser uno de esos juegos que es mejor de lo que uno recuerda cuando le vuelve a poner las manos encima.

También te recomendamos: Final Fantasy IV: El revolucionario

Estrenado en 1992 sólo para Japón, este juego retoma muchos de los elementos que se asentaron en Final Fantasy III, como el Job System, pero los pule para darnos un Final Fantasy con piratas, dragones, chocobos y Gilgamesh.

Final Fantasy V, el infravalorado

La historia de Final Fantasy V comienza cuando el Rey Tycoon siente un mal aura mientras vuela sobre un dragón. Viaja a un santuario donde se encuentra uno de los cuatro cristales sagrados, sólo para verlo romperse ante sus ojos. Entonces el viento se detiene … y comienzan las catástrofes.

Butz o Bartz, —dependiendo de la traducción—, un aventurero errante, con su fiel compañero Boko, un chocobo, ve caer un meteorito del cielo y aterrizar cerca de donde habían acampado. Al investigar, Butz descubre que dos monstruos arrastran a una joven: esta es Lenna, la princesa de Tycoon. Ambos emprenden la aventura, y en su camino se encuentran con Faris la pirata y Galuf el amnésico. Los cuatro se unen para salvar los cristales y proteger al mundo.

La trama se intensifica un poco más: Se despierta un gran mal y se descubre un nuevo mundo. Claro, es un cliché tras oro, pero la historia no deja de interesante y divertida. Aunque su narración no es tan profunda como la de Final Fantasy IV, Final Fantasy V tenía una mejor trama que la mayoría de los RPGs de su tiempo y aún puede mantener interesado a cualquiera, aunque no será ni la más profunda ni la más original.

Personajes

(Square Enix)

Los personajes de Final Fantasy V tienen un cierto desarrollo, pero no son nada especial. Si bien, el arte de Yoshitaka Amano es excelente, sus personalidades son ligeramente planas y no hay un crecimiemto. Butz es un aventurero despreocupado, y aunque se mencionan ciertas cosas sobre su pasado, nada es demasiado sorprendente. Lenna es una princesa comedida y cariñosa. Faris es como una marimacho, con la actitud de un pirata, aunque su pasado es de las sorpresas del juego. Galuf es terco y tiene un sentido del humor pésimo.

Por suerte, existe Gilgamesh. Gilgamesh es lo mejor.

El momento

El sacrificio de Galuf es otro aviso de Square de que no se iban a tentar el corazón en matar algún personaje principal si así lo requiere la historia que quieren contar. A diferencia de lo que pasó con Tellah, la muerte de Galuf sí sirvió para algo y, además,  dejó a su nieta, Krile —Cara o Kururu— en su lugar.

 Música

Nobuo Uematsu, como es su buena costumbre, nos regaló un soundtrack bastante bueno. Probablemente el tema más conocido sea Clash on the Bridge. Y lo es por una muy buena razón. Es simplemente genial. Otra razón por la que Gilgamesh rifa.

Mención de honor para el Main Theme, The Day Will Come, Evil Lord Exdeath

Jugabilidad

(Foto: Square Enix)

El Job System de Final Fantasy V retoma las bases sentadas en el III y las mejora. En esta entrega, no se son obliga a elegir un job para pasar un dungeon. Aquí, más bien, podemos hacer que cada personaje equipe un conjunto secundario de habilidades además de sus habilidades predeterminadas. Entonces Bartz o Butz puede ser un Black Mage con habilidades Ninja. Galuf puede ser un Ranger con capacidades de Summoner. Hasta podrían ser Bards, pero a nadie le gustan los bards porque apestan.

Lo bueno de este sistema es que nos permite jugar el juego de muchas formas diferentes.

Dificultad

Lenna también traducido como Reina (Foto: Square Enix)

Debido a lo anterior, Final Fantasy V puede ser tan fácil o difícil como queramos. Podemos tratar de desafiarnos a nosotros mismos o encontrar maneras para romper el sistema y crear máquinas de muerte y destrucción. La diversión consiste en crear estrategias y personalizar a los personajes para ir acabando con los jefes monstruos de la manera que mejor nos convenga.

El Jefe

Gilgamesh (Foto: Square Enix)

Gilgamesh: es un jefe recurrente, humorista y que es un reto constante. Claro, Exdeath como villano principal no desmerece, pero Gilgamesh es uno de los grandes legados de Final Fantasy V para la saga.

La curiosidad

Gogo: Este es un personaje secreto de Final Fantasy VI que debuta como jefe en el V. Así que muchas teorías que existen sobre él cuándossalió el juego sucesor se vienen abajo.

¿Qué lo hace Final Fantasy?

(Foto: Square Enix)

Los héroes, los cristales, las naves, Cid (con su nieto Mid), los jobs. Además, es el juego que cierra una etapa para abrir la puerta que cambia alguna de las viejas tradiciones para experimentar con nuevas temáticas y posibilidades. Además, fue el último dirigido por Hironobu Sakaguchi.

¿Ha envejecido bien?

Sin duda. El job system lo mantiene vigente y es uno de los mejores de toda la franquicia. La versión de SNES está bastante bien, pero recomiendo echarle un vistazo a la de Game Boy Advance.

Valoración final

Final Fantasy V es un juego que suele estar infravalorado porque está entre dos de las mejores entregas de toda la franquicia. Sin embargo, el job system, la música, el mundo por explorar y dungeons como Fork Tower que divide a nuestro grupo en dos equipos, hace que valga cada hora invertida en él.