Se grabó con un vehículo modificado especialmente para aguantar el peso de la cámara.

Toparse con un video grabado desde un drone es cada vez más común, sin embargo, la cosa cambia cuando se trata de encontrar material en ultra alta definición. ¿Por qué? Debido a las dificultades técnicas que implica filmar con ese tipo de cámaras que son bastante pesadas.

El equipo de Brain Farm quiso ir un paso más allá, por lo que unieron fuerzas con la compañía sueca Intuitive Aerial para adaptar un drone Aerigon que fuera capaz de soportar los más de 6.5 kilos que pesa una cámara de cine Phantom Flex 4K. Se trata del primer vehículo no tripulado que puede volar de forma estable con una carga como esa.

Así consiguieron filmar varias secuencias desde las alturas, con calidad 4K y a una velocidad de 1,000 cuadros por segundo. En otras palabras, el video es pura delicia visual. Que no les extrañe ver dentro de poco alguna película con escenas grabadas por drones.

fuente Brain Farm

temas