El programa de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) no tomó en cuenta que el alcance de la energía eléctrica en el país es insuficiente.

El 31 de diciembre de 2015 es la fecha en que se llevará a cabo el “apagón analógico” en nuestro país; a partir de entonces sólo se podrán ver las transmisiones de televisión abierta a través de pantallas digitales. En un país donde más de 50 millones de personas viven en pobreza, el gobierno mexicano se ha visto en la necesidad de obsequiar un montón de nuevos aparatos para que las personas de escasos recursos sigan sintonizando la televisión abierta.

Aunado a la critica referente a que el gobierno regala pantallas en un año electoral, Forbes dio a conocer que, de acuerdo con un cruce de datos del programa de Transición a la Televisión Digital Terrestre de la SCT con el Censo de Población y Vivienda del INEGI, 129,415 familias de las más de 2 millones que han recibido una pantalla digital gratuita por parte del gobierno federal no tienen acceso a la energía eléctrica.

En el mejor de los casos, la televisión digital que reciban las familias beneficiadas por el programa contribuirá a la economía familiar a través de un ingreso extra, si es que se vende a un buen precio. En el peor escenario, ocupará un espacio dentro de la vivienda como un mueble inservible.

Foto: Forbes
Imagen: Forbes

De acuerdo con los datos del INEGI existen varios municipios donde la totalidad de los beneficiarios no tienen acceso a energía eléctrica, como Alaquines, San Luis Potosí, donde las 23 familias que recibieron una televisión digital no cuentan con el servicio de luz eléctrica, lo mismo ocurre en Coalcomán, Chinicuila, ambos municipios ubicados en Michoacán, así como en Arroyo Seco y Pinal de Amoles, Querétaro.

Otras poblaciones donde la mayoría de los beneficiarios no tienen energía eléctrica son Tzitzio, Michoacán; Iturbide, Nuevo León; Metztitlán, Tlahuiltepa y Nicolás Flores, Hidalgo. A todo esto se debe sumar que los registros del número de televisiones que anuncia la SCT que entregó por entidad no coinciden con las que los municipios indican que repartieron, por lo que en algún punto de la distribución se están “perdiendo” los aparatos.

fuente Forbes

temas