Investigadores del MIT y la NASA crean un nuevo tipo de ala para aviones

Las alas son fabricadas con un nuevo tipo de estructura ultraligera de ensamblaje programable.
(MIT)

Un equipo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la NASA, construyeron un nuevo tipo de ala de avión a partir de un ensamblaje de cientos de diminutas piezas idénticas que le permite cambiar de forma para controlar el avión y hacer más eficiente el vuelo y mantenimiento de las aeronaves.

Las alas que conocemos está formada a partir de superficies móviles separadas. Si han viajado en uno notarán por la ventanilla como es que los alerones giran al subir, bajar o inclinarse un avión. Esta nueva estructura permite a las alas deformarse completamente, o por partes, incorporando una mezcla de rígido y flexible

(MIT)

La nueva estructura se construyó a partir de miles de triángulos pequeños, iguales, que se se atornillan entre sí para formar una estructura de celosía abierta y liviana. Es decir, que la mayor parte de este material es vacío, cubierto por una delgada capa de polímero.

“El resultado es un ala que es mucho más ligera y, por lo tanto, mucho más eficiente en el uso de la energía, que las que tienen diseños convencionales, ya sean de metal o composites”, explican los investigadores afirmando que este “metamaterial” mecánico combina la rigidez estructural de un polímero similar a la goma y la extrema ligereza y baja densidad de un aerogel.

Benjamin Jenett, autor de la investigación como estudiante graduado en el Center for Bits and Atoms del MIT, explica en un comunicado que cada una de las fases de un vuelo (despegue y aterrizaje, crucero, maniobras, etc.), tiene su propio conjunto de parámetros óptimos de ala, por lo que una ala convencional es necesariamente un diseño general que no está optimizado para ninguna de las fases de vuelo, y por lo tanto, sacrifica la eficiencia. Un ala que es constantemente deformable podría proporcionar una mejor aproximación de la mejor configuración para cada etapa.

(MIT)

El nuevo diseño del ala se probó con éxito en un túnel de viento de la NASA. Esta tecnología podría terminar con la tecnología de “turbinas y alas” de las que ha dependido la aeronáutica por más de un siglo; pero aún estamos lejos de que llegue a algún avión comercial.

(MIT)