Aprovecharán el rico suelo marciano, para fabricar combustible en el planeta rojo.

Marte podría tener tanto oxígeno como para albergar vida

(Aynur Zakirov)

Si todo sale bien, dentro de 20 años la NASA lanzará su primer vuelo tripulado a Marte. Después de 18 meses estudiando la superficie del planeta rojo, la tripulación tendrá que emprender el regreso a casa. Es ahí donde surge un problema que, bien a bien, todavía no se resuelve: volver a rellenar el combustible de los cohetes que traerán de regreso a los astronautas.

Actualmente la NASA esta desarrollando una solución, que consiste en transformar el suelo marciano en combustible. La idea es mandar antes que la misión tripulada una misión con robots autónomos, que tendrán como objetivo construir y mantener en servicio una planta de síntesis química y minería, que se encargará de producir agua, oxígeno y combustible para cohetes utilizando recursos locales.

Kurt Leucht, líder del proyecto, señala que la idea del plan dust-to-thrust es aprovechar que el suelo marciano es rico en hidrógeno y oxígeno, para fabricar el combustible necesario para hacer volar a los cohetes allá. Con esto, se abaratará mucho el traslado de los astronautas. La otra opción, llevar combustible de la Tierra hasta Marte, sería increíblemente cara.

Así, los robots de la NASA se dedicarán a encontrar las zonas con agua en Marte y ahí iniciar la instalación de las fabricas de agua, oxígeno y combustible. Actualmente el equipo a cargo del proyecto está desarrollando el plan, que planean probar primero en la Luna como antesala a la misión marciana tripulada del 2028.

fuente IEEE Spetrum

temas