La trabajadora habló de la situación al interior la empresa en una entrevista para The Guardian.

AJ Vandermeyen, una trabajadora de Tesla, declaró para The Guardian que ha sufrido acoso y sexismo dentro de la empresa de Elon Musk. La ingeniera presentó una demanda contra la compañía desde el año pasado.

Esta no es la primera vez que suceden este tipo de conductas dentro de empresas de Silicon Valley, hace un par de días, Susan Fowler relató en su blog personal su terrible experiencia machista dentro de Uber. Por su parte, aunque AJ Vandermeyen demandó desde hace un año a Tesla y todavía sigue trabajando para la compañía, nunca antes había hablado al respecto.

Una de las conductas que la trabajadora denuncia en la entrevista, es que se le pagó menos que a los ingenieros de cuyo trabajo se hizo cargo. Pero eso no es todo, la ingeniera declara que los hombres serían propensos a hostigarla y acosarla verbalmente al igual que a otras mujeres en el trabajo.

AJ Vandermeyden no recibió respuesta positiva de la compañía frente al acoso que sufre dentro de la empresa.

La compañía hizo caso omiso de la demanda de AJ Vandermeyen argumentando que “es inevitable que exista un pequeño grupo de personas que hagan argumentos de este tipo en contra de la compañía, aunque eso no quiere decir que estas alegaciones sean ciertas”. Además, cuando Vandermeyen relata que cuando se quejó al interior de Tesla la respuesta fue más contundente: “Estamos concentrados en la fabricación de automóviles, no tenemos tiempo para hacer frente a todas estas otras cosas”.

El problema, por supuesto, no es propio de Estados Unidos o las empresas de tecnología. En México por ejemplo –de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Violencia contra las Mujeres publicada en 2011– el 52.5% de las mujeres que trabajan han sido violentadas por su jefe, y la misma encuesta señala que el 42.1% de las mujeres encuestadas han sido violentadas en una fábrica o taller, mientras que el 31.3% ha padecido acoso en una empresa privada. Por su parte la ONU señala que entre el 40 y el 50% de las mujeres que trabajan en la Unión Europea sufren agresiones sexuales (físicas y psicológicas, en su lugar de trabajo. Lo peor de todo es que el 75% de las mujeres que sufren acoso, no lo denuncian.

Tesla no quiso declarar nada para The Guardian pero afirmó mediante un mail que “entiende la importancia de promover un lugar de trabajo inclusivo” y que pueden “hacer más por promover la diversidad sexual”. Vandermeyen asegura que es una defensora de Tesla y considera que están haciendo grandes cosas, por lo tanto no puede “cerrar los ojos si está pasando algo fundamentalmente equivocado”.

Actualización (1/03/2017 – 10:50 AM)

El día de ayer por la noche Tesla se pronunció al respecto sobre el caso de Vandermeyden e hizo algunas declaraciones para TechCrunch, donde ratificaba que Vandermeyden ha sido promovida en distintas ocasiones, lo que, para la compañía tecnológica, significa una evidencia que demuestra que Tesla recompensa el trabajo duro y el talento sin importar el género. Dice parte de la declaración:

“Desde que la Sra. Vandermeyden presentó por primera vez ante nosotros sus inquietudes, hemos acudido inmediatamente a una tercera parte neutral, Anne de Hilbert de EMC2Law, para investigar sus reclamaciones, de manera que, en su caso, podríamos tomar las medidas apropiadas para hacer frente a los problemas que planteaba. Después de una revisión exhaustiva de los hechos, la investigadora independiente determinó que ‘las alegaciones de discriminación de género, acoso y represalias no han sido fundamentadas’. Sin este contexto, la historia presentada en el artículo original es engañosa.”

Si bien de acuerdo a la ley Tesla ha demostrado que las acusaciones de Vandermeyden carecen de fundamento, la compañía se comprometió a mejorar las condiciones laborales para promover un ambiente libre de acoso y sexismo, pero, sin ánimo de ponerle otra raya al tigre, la ley muchas veces hace caso omiso de la justicia.

fuente The Guardian

temas