Un curioso experimento para mostrar lo que ocurre cuando un rayo golpea un drone.

Tom Scott, un Youtuber  con mucho tiempo libre, realizó un curioso experimento para descubrir si es seguro volar un drone en medio de una tormenta eléctrica. Scott contó con la ayuda del Laboratorio de Alto Voltaje de la Universidad de Manchester, institución que cuanta con una división encargada de probar la resistencia de los aviones ante las tormentas eléctricas. Para probar a los aviones usan un generador de rayos de hasta un millón de voltios.

El Youtuber cree que debería de existir un sitio similar dedicado a probar a los drones, por eso llevó dos drones DJI Phantom 3 al laboratorio, donde probó la resistencia de los vehículos aéreos no tripulados ante un rayo.

En la primer prueba, a pesar de no aparentar desperfectos, el drone tuvo daños en los circuitos internos, pero su batería y motores no presentaron mayores problemas. El segundo drone fue recubierto con cinta conductora de cobre para simular un pararrayos y evitar daños en los circuitos, lamentablemente la acción solo modificó la trayectoria del rayo, que se dirigió a los rotores reventando espectacularmente los motores y las hélices del drone, es decir, tuvo un daño mayor.

Con esto se prueba que no es seguro volar un drone en medio de una tormenta eléctrica… algo que podría parecer de sentido común, pero nunca está de más comprobarlo.

fuente Tom Scott

temas