Cómo elegir un monitor gamer para tu PC o consola de nueva generación

Elegir un monitor es una tarea compleja, pero con esta guía te vamos a decir cuál te conviene más para tu PC o tu nueva consola
Fuente: Eduardo Arias

Una vez que armaste tu PC y no la destruiste en el proceso de ensamblarla, o después de que sacas tu consola de nueva generación de su empaque, viene la pregunta necesaria: ¿qué monitor gamer tengo que elegir? No hay una sola respuesta y para eso te vamos a enseñar a elegir uno que te convenga en todo sentido y que no te pelees más con tu hardware.

No te le quedes viendo feo al monitor si fuiste tú quien lo compró | Fuente: BenQ

No existe una sola regla para saber qué monitor gamer necesitas y, en realidad, si quieres conocer nuestra opinión respecto a productos en específico, puedes entrar a este link donde encontrarás las mejores opciones en monitores. En esta ocasión, la idea es enseñarte a descubrir qué pieza de hardware es más adecuada para ti y tus necesidades, para que después tú decidas qué es lo que necesitas en tu vida.

¿Qué hace “gamer” a un monitor?

Un monitor gamer no es otra cosa que un sencillo monitor de computadora adecuado para jugar videojuegos. Y te preguntarás ¿cómo lo están si hay muchos tipos de videojuegos? Bueno, pues eso es cierto y también hay muchos tipos de monitores. Sin embargo, dentro de la nomenclatura de “gamer” a un monitor se le clasifica así por permitir altas velocidades de actualización en su display así como un tiempo de respuesta bajo para permitir que exista la menor latencia (en ms) respecto al juego, tu hardware y tus periféricos.

Por regla general, estos comienzan a partir de los 90 Hz o 120 Hz, que superan fácil y sencillamente a los monitores de 60 Hz, que son los más comunes en el mundo, y emularían a cualquier televisión o monitor regular. Sin embargo, dentro del gaming existen productos con un poco más de especificidad entre sus prestaciones y se dividen entre: 144 Hz, 165 Hz, 240 Hz y los más recientes en 360 Hz.

Están pensados, principalmente, para juegos de reacción rápida y para sistemas que superen la reproducción de FPS de la velocidad de actualización del monitor. Es decir, tu monitor no te va a brindar una experiencia diferente si está limitada por tus propios componentes o por tu propia consola.

Casi todos están compuestos por páneles del tipo VA y TN, que son páneles rápidos pero con una reproducción de color un poco deplorable. El VA es capaz de acercarse más a la reproducción de color natural en tonos rojizos, que son los que más le cuestan al pánel TN.

Por otro lado, existen también monitores gamer con páneles del tipo IPS, que son los más precisos en la reproducción de color, pero también son los más lentos. Esto, por supuesto, se ha reducido conforme la tecnología de display avanza, pero sigue siendo un mercado que no está al alcance de todos, además de que estos, en sus modos de baja latencia, generalmente optan por reducir un poco el espectro de reproducción de color para rasterizar con muchoo mayor velocidad.

Samsung Odissey es una de las líneas más populares de monitores gaming en la actualidad | Fuente: Samsung

¿Qué hace bueno a un monitor gamer?

A diferencia de la silla gamer o el RGB de tu gabinete, un mejor monitor sí puede ayudarte a mejorar de manera significativa en tus habilidades de juego (si leíste bien ahí dice “mejorar” no que seas ya “mejor” solo por usarlo). Por ello, depende también de qué tipo de juegos estés acostumbrado a jugar para saber qué es mejor para ti.

Para hacer una distinción, según el género de juego, haremos un pequeño listado de qué características son mejores:

Shooter

  • Alta velocidad de actualización
  • Baja latencia
  • Reproducción de color indiferente

RPG

  • Baja latencia
  • Velocidad de actualización sobre 120 Hz
  • Reproducción de color precisa

Deportes

  • Baja latencia
  • Velocidad de latencia indiferente
  • Velocidad de actualización indiferente

Simulador

  • Buena reproducción de colores
  • Velocidad de latencia indiferente
  • Velocidad de actualización indiferente

Estrategia

  • Buena reproducción de colores
  • Velocidad de latencia indiferente
  • Velocidad de actualización indiferente

Ritmo

  • Baja latencia
  • Reproducción de colores indiferente
  • Velocidad de actualización indiferente

Aventura

  • Buena reproducción de colores
  • Velocidad de latencia indiferente
  • Velocidad de actualización indiferente

No necesitas el “mejor” monitor gamer, necesitas el que se adapte a ti

Una vez teniendo la información del tipo de juego que más frecuentas o de qué habilidades quieres mejorar, también de qué versatilidad tendrá, podrás hacer una elección conforme a esa información. Sin embargo, es necesario aclarar que se ha demostrado que una mayor cantidad de FPS siempre mejora las capacidades dentro del juego, ya que hay más información en pantalla de la que el jugador puede echar mano.

Esto es más importante, incluso que un monitor de alta velocidad de actualización, aunque por supuesto, hacia tu vista no será identificable este cambio sin el monitor adecuado. El salto de 60 Hz a 144 Hz es sumamente notorio, pero el de 144 Hz a 240 Hz no es prácticamente notorio ni en tiempos de respuesta.

Por otro lado, siempre mientras más prestaciones tenga un monitor gamer, o un monitor convencional, este será también más caro. Desafortunadamente, el presupuesto es siempre la primera limitante, así que plantéate qué es lo que quieres y puedes antes de siquiera entrar a revisar el mercado.

Finalmente, como una norma general, el gran piso medio donde podrían estar la mayoría de los jugadores es un monitor de FHD (1080p) a 144 Hz con un panel VA. Este es el lugar donde pueden la mayoría coincidir, además de que tendrás una gran versatilidad respecto a todo lo que quieras jugar.

***

¿Frames win games? Vamos a descubrirlo junto con NVIDIA en nuestro canal de YouTube