La tendencia tecnológica de los coches autónomos está a nada de explotar.

Sin duda estamos muy cerca de ver coches autónomos por las calles del mundo, marcando el fin del automovilismo tal y como lo conocíamos hasta ahora. Pero esa tendencia tecnológica sólo explotará cuando las restricciones legales para operarlos sean más laxas y cuando las grandes compañías automotrices lancen sus versiones de los vehículos, algo que comenzará a ocurrir el año entrante, cuando General Motors lance su primer modelo con estas características.

Así es, General Motors anunció que su primer coche eléctrico autónomo comercial saldrá a la venta en el 2019, y tendrá un diseño que buscará sacar partido de esa característica al prescindir de pedales y volante, dándole más espacio a los asientos, algo que ni siquiera los autos de Tesla se han atrevido a hacer.

El curioso auto de General Motors promete ser muy seguro, y hasta ahora sólo se ha mostrado una imagen y un video que muestran el interior del vehículo y una versión preeliminar de su exterior, resaltando que incluirá una pequeña pantalla en el centro del panel principal del coche, desde donde podremos gestionar algunos aspectos del auto. Además incluirá dos pantallas estilo tablet pegadas en los respaldos de los asientos, para que los pasajeros que van en los asientos de atrás puedan también gestionar diversos aspectos del vehículo, y probablemente entretenerse.

Supuestamente el tecnológico vehículo estará basado en la línea Chevy Bolt, Los autos eléctricos para la “clase media” de General Motors y, por cuestiones legales, sólo podrá ponerse a la venta en el 2019 en siete estados de Estados Unidos, aunque General Motors anunció que comenzó tramites ante la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en las Carreteras (NHTSA) de Estados Unidos para intentar aumentar la presencia del vehículo en más zonas de la Unión americana. También indicó que planea tener platicas con los congresos de varios estados para convencer a los legisladores de eliminar varias restricciones que actualmente impiden que los coches autónomos operen en ciertas zonas.

Ni hablar, es casi un hecho que el futuro del automovilismo está en los coches autónomos, que prometen ser más decentes que los cafres al volante con los que convivimos todos los días.

fuente General Motors

temas