Brogan BamBrogan promete acortar viajes que tomaban 55 minutos a sólo 9 con Arrivo.

Cuando el ingeniero de SpaceX e Hyperloop, Brogan BamBrogan, dejó su trabajo y se fue a hacer realidad el sueño de tener su propia empresa creo Arrivo, una solución que promete terminar con el tráfico que parece un hyperloop, se ve como uno, conceptualmente es muy parecido, pero no lo es.

El concepto de Arrivo tiene más que ver con el hecho de que cada pasajero viaje sobre su propio automóvil, en plataformas de carga que corren sobre una “pista magnetizada” a la par de las avenidas. Una especie de viaducto paralelo, pero sin tráfico. El Hyperloop tiene más que ver con un tubo al vacío en el que viajan capsulas a velocidades de más de 300 kilómetros por hora. ¿Notan la diferencia?

Al gobierno de Colorado, Estados Unidos, les gustó la idea de tener este transporte en su territorio y, a través del Departamento de Transporte estatal, firmaron un acuerdo con la empresa de BamBrogan para construir un Arrivo en la ciudad de Denver. Esta es la parte interesante del proyecto.

Mientras el concepto ideado por Elon Musk planea unir ciudades distantes una de otra, Arrivo se enfoca en rutas más cortas- a las que llama “red súper urbana”-. Las plataformas correrán a más de 300 kilómetros por hora, lo que les permite hacer que viajes que duran 55 minutos tomen solo 9; a un costo mucho menor que cualquier Hyperloop, debido a que todo irá sobre la superficie, sin ningún tubo de por medio.

“La población en rápido crecimiento de Colorado y su economía en auge lo convierten en el lugar ideal para el desarrollo de un sistema Arrivo”, dijo el gobernador John Hickenlooper en un comunicado. “La decisión adicional de Arrivo de ubicar sus instalaciones de prueba, sumando hasta 200 empleados en 2020 y de 10 a 15 millones de dólares a nuestra economía en 2018, es un testimonio de la cultura de la innovación que impulsa nuestro motor económico”.

Arrivo planea construir una ruta de prueba a lo largo de la autopista de cuota E-470, que corre de norte a sur a lo largo del lado este de Denver. Si todo va bien, la compañía comenzará la construcción en 2019, con el objetivo de entrar en operación dos años después.

fuente The Verge

temas