Es la primera vez que la agencia emplea el uso del cobre en la impresión 3D.

A pesar de que la NASA ya ha probado los beneficios de la impresión 3D para fabricar piezas de cohetes, recientemente encontraron la manera de comenzar a emplear el uso del cobre para realizar una pieza de motor a escala real. Según los responsables del proyecto, una de las grandes ventajas del descubrimiento es la posibilidad que tendrá la agencia para realizar piezas hasta 10 veces más rápido y a un costo incluso 50% menor al actual, lo que podría contribuir a llegar a Marte en un tiempo menor.

La pieza que pueden apreciar a continuación corresponde a una que se ubicará dentro de la cámara de combustión del cohete, fungirá como uno de los conductos por los que los propelentes circularán para mezclarse y generar impulso. Este fenómeno provoca que las temperaturas aumenten hasta 2,800 grados Celsius, por lo que es necesario que se tengan piezas capaces de resistir dichas condiciones sin sufrir alteración alguna.

La pieza
La primera pieza de cobre impresa en 3D para la NASA

La fabricación de la pieza tomó tiempo: los ingenieros utilizaron más de 8,200 capas de polvo de cobre y las fusionaron durante un periodo de diez días empleando una técnica de impresión por sinterización láser, que escanea cada capa y la derrite poco a poco para posteriormente enfriarla una vez que tome la forma deseada. Lo complicado de llevar a cabo la impresión 3D empleando este tipo de material se debe a que el proceso del fundido de metal debe ser continuo si se quieren evitar defectos.

La pieza ha sido probada constantemente en el laboratorio desde su creación y todo parece indicar que la calidad es la necesaria para los propósitos de la NASA, sin embargo, la agencia planea llevarla a pruebas más serias con simuladores de lanzamientos reales. De pasar la prueba, habrá sido descubierto un positivo avance para el desarrollo de componentes para cohetes.

fuente NASA

temas