Peres es un dispositivo electrónico que, gracias a sus sensores, permite detectar qué alimentos cárnicos son aptos para consumo humano.

Las enfermedades derivadas de los hábitos alimenticios son muy comunes. Dentro de este tipo de males, sobresalen los que tienen su origen en la ingesta de carne en mal estado, que pueden variar en provocar desde simples diarreas y vómitos hasta casos más graves, como contraer salmonelosis o enteritis. A pesar de que la mayoría de la gente busca seleccionar carne de buen aspecto, es sabido que carnicerías y hasta supermercados suelen utilizar trucos poco éticos para darle mayor vida comercial a la carne, como pintarla con colorantes artificiales o lavarla con amoniaco.

Por ello, cualquier esfuerzo por intentar ayudar a evitar consumir un producto cárnico dañino es digno de atención. Ese es el caso de Peres, un dispositivo tecnológico que funciona como una nariz artificial que detecta las carnes en mal estado.

peres2

Peres puede diagnosticar en qué fase del proceso natural de descomposición se encuentra la carne de cerdo, ternera, pollo y pescado, gracias a unos sensores que analizan el aire cercano a la carne. Con base en los compuestos químicos en el ambiente que expelen, el sistema calculan su nivel de frescura y avisa a su usuario si el alimento es apto para ser consumido.

El dispositivo se vincula con una aplicación móvil, mandando al instante el diagnóstico de la calidad de la muestra de carne. Sus creadores, un grupo de emprendedores lituanos, buscaron financiamiento para su idea a través del crowdfunding en Indiegogo, y a menos de una semana de que se termine el periodo de recaudación en el portal ya superaron su meta.

Si quieres contar con un Peres puedes donar 120 dólares al proyecto, y así evitar correr el riesgo de contraer una enfermedad por comer un mal bistec.

vía Daily Dot

fuente Get Peres

temas