Una startup que conecta a tutores y estudiantes, ayudando a reducir la deserción escolar.

Este año, comenzó con una prueba beta la página de tutorías en línea Omnitutor. Se trata de una compañía mexicana que está intentando combatir la deserción escolar mediante una relación cómoda y directa entre tutores especializados y alumnos que desean mejor su nivel en diferentes rubros y niveles de conocimiento.

Fundada por Leonardo Mirón (CEO) y Macario Ortega (CTO), Omnitutor es una startup que, aunque sigue en fase de prueba, se incrusta en un nicho de mercado bastante concurrido pero con pocas propuestas originales en nuestro país. Existen en México diversos servicios de tutorías que, generalmente, provienen de empresas extranjeras y brindan un servicio presencial a alumnos y tutores. La diferencia fundamental de Omnitutor sería entonces que esta empresa mexicana busca ofrecer una amplia gama de tutorías especializadas a través del contacto en línea con chats, videollamadas y editores de texto compartidos en vez de las cansadas y complicadas tutorías presenciales.

Omnitutor

La idea es, entonces, que los alumnos puedan inscribirse al sistema y tomar tutorías desde la comodidad de su hogar reduciendo así los costos de transporte y volviendo más eficiente su aprendizaje. Por otra parte, los tutores pueden acomodar sus horarios con completa libertad y proponer un precio por hora para sus servicios dependiendo del nivel académico que sustentan y de la experiencia que han tenido impartiendo cursos (así, por ejemplo, hay alumnos de licenciatura que cobran desde 40 pesos por hora en asesorías más sencillas y doctores con posgrado en universidades prestigiosas como Cornell que cobran hasta 500 pesos la hora). Con esta modalidad de pago, el alumno está en completa libertad de escoger a su tutor en la materia que le interesa según el rango de especialización que desea y el presupuesto que se puede permitir.

Los tutores son seleccionados por la plataforma a través de un formulario y una entrevista presencial , además están sometidos, al finalizar cada tutoría, a una calificación (basada en cinco estrellas) y comentarios por parte de los alumnos. El pago de cada tutoría se contabiliza por minuto –evitando así pagar clases completas de una hora que sólo duran 45 minutos– y es depositado directamente, mediante tarjeta bancaria, a la cuenta proporcionada por el tutor. Así se reducen también los riesgos de transacciones en efectivo y cualquier tipo de abuso por parte de alguno de los interesados.

La plataforma es muy accesible, con un diseño cercano a sus intenciones didácticas y un sistema de etiquetas para facilitar la búsqueda de los alumnos por disciplina. Según datos de El Empresario, el CEO de la empresa estima que ya alcanzaron en la fase de prueba 500 alumnos y que, hasta ahora, cuentan con 50 tutores que tienen la capacidad de atender a 10 alumnos en promedio. La meta para este año, asegura, es la de alcanzar 2,000 alumnos y aumentar la matrícula de profesores.

Omnitutor-3

Según las cifras que provee el mismo portal, una de las causas que aumentan la deserción escolar (en un país en el que sólo el 35% de los jóvenes de 18 años cursan estudios de bachillerato y universidad), es el pobre desempeño y el bajo rendimiento escolar. Omnitutor intenta entonces enfrentar este problema con una solución accesible y dinámica que tome en cuenta la importancia de las tecnologías digitales para acercarse a un mayor número de alumnos jóvenes con problemas de rendimiento o voluntad de mejor su desempeño escolar.

La plataforma fue concebida fuera de los espacios de las incubadoras mediante la experiencia previa que ya habían tenido sus fundadores en diferentes proyectos: Mirón fue desarrollador de negocios de Crowdfonder y Ortega CTO y desarrollador en startups como Innku, Cúrsame y Aventones. Ya veremos si con la experiencia de estos dos emprendedores mexicanos, Omnitutor pueda hacer crecer, ampliar y diversificar el apoyo académico en nuestro país.

fuente Omnitutor

temas