Un nuevo prototipo de paneles solares que se piensa usar en futuras misiones espaciales se basa en el antiguo arte de doblar papel.

Cuando estudiaba la secundaria, Brian Trease tomó la materia optativa de estudios orientales, donde conoció la existencia del origami, ese arte japones que consiste en doblar papel para dar forma a figuras sin utilizar ningún tipo de herramienta. En ese entonces Trease pasaba las tardes creando muchas piezas de origami en sus ratos libres.

En la actualidad Trease es uno de los ingenieros mecánicos encargados de uno de los laboratorio de la NASA en Pasadena, California. De hecho, él es el encargado de un proyecto con el que pretende desarrollar unos paneles solares que utilizan las bases del origami, para así dar forma a un sistema que se puede plegar y desplegar, ahorrando espacio en las superficies de naves y vehículos espaciales.

Paneles-solares-origami-02

Los paneles actuales ya utilizan pliegues simples para ahorrar espacio, pero la idea de Trease y su equipo de colaboradores es conseguir construir un sistema que utilice pliegues más complejos que permitan a los dispositivos ser más dinámicos. Actualmente ya han conseguido construir un enorme panel solar de 25 metros de diámetro que utiliza el pliegue Miura, desarrollado por el astrofísico japonés Koryo Miura, para reducirse hasta a 2.5 metros cuando no está en uso.

Trease piensa que su idea no sólo puede ser utilizada en el desarrollo de paneles solares, sino que también podría servir para construir antenas, sondas e incluso partes de vehículos, con la misma base de funcionamiento. A pesar de ser un arte con cientos de años de antigüedad, parece que el origami puede ayudar a construir las tecnologías del mañana.

fuente NASA

temas