Científicos publican mapa 3D del universo; es el más grande y completo de la historia

Este mapa tardó 20 años en construirse con el apoyo de científicos astrónomos de todo el mundo
Imagen: ABC

Científicos de todo el mundo revelaron por fin el mapa en 3D del universo más grande y completo que haya existido jamás. Este proyecto fue desarrollado por más de 20 años y por fin ve la luz gracias a la SDSS (Sloan Digital Sky Survey) que realizó su última exploración recientemente.

Este mapa consiste en una revisión histórica en 3D que pretende explicar y mostrar gráficamente la expansión del universo gracias a la observación del fondo difuso cosmológico, que se reconoce como la radiación residual de micrrondas que dejó el Big Bang tras ocurrir.

Imagen: Perimeter Institute for Theoretical Physics

El modelo es un mapa que reúne alrededor de 14 mil millones de años de expansión universal, que se apoya de teorías en astrofísica y los datos de observación de galaxias en relación a las unidades de distancia que se han detectado entre el universo observable.

La SDSS nos deja ver el universo observable de una forma en que jamás podíamos haberla visto antes, revelando las formas en que la luz ha viajado y regresado a través de los miles de millones de años luz de expansión en el desarrollo universal.

Este mapa incluye las galaxias lejanas con hoyos negros en su centro, así como todos aquellos sistemas galácticos en expansión y trayectoria constante que, sobre todo, da una idea de cómo se expande nuestro universo y en relación a qué patrones.

Este estudio, derivado en el mapa tridimensional, también nos da una idea de cómo la teoría de Hubble, sobre la expansión del universo, es certera pero, además, busca comprobar concretamente que la expansión ha tenido fluctuaciones, como se asemeja en este modelo visual.

Según los investigadores, este mapa contiene un 80% del universo observable y en expansión que, según las estimaciones y sus modelos teóricos, cubre las curvaturas que podrían considerarse el límite del universo que conocemos gracias a al constante de Hubble.