Científicos descubren que la Luna es millones de años más joven de lo que se creía

Con este descubrimiento se tendrá mayor certeza sobre las condiciones que originaron a la Tierra como la conocemos
AstroCuenca

Investigadores del Centro Aeroespacial Alemán descubrieron nueva información sobre la formación y origen de la Luna, derribando conocimientos que se creían finales desde hace muchos años, como su edad, de la que se obtuvieron datos que revelan que es 85 millones de años más joven de lo que se estimaba.

Según las representaciones y modelos para explicar la formación de la Luna, esta nació a partir de la colisión de un protoplaneta, aproximadamente del tamaño de Marte, con la Tierra. Esta masa espacial nombrada Theia expulsó una cantidad bastante grande de materia y roca que se reformó, dando origen a nuestro satélite natural.

(NASA)

De acuerdo con este modelo, la colisión ocurrió hace, aproximadamente, 4 mil 425 millones de años, con un parámetro de medición de +- 25 millones de años. Con esta medición, se puede tener una estimación más precisa, aunque tampoco definitiva del proceso de formación de la Luna.

Parte de los hallazgos de la investigación también explicó cómo se dio la solidificación de la materia que conforma la Luna, que en un principio era, más bien, un océano de magma con varios miles de kilómetros de profundidad, mismo estado en el que permaneció durante sus primeros años de vida.

Eventualmente, las rocas en su interior salieron a la superficie, se enfriaron y dejaron como resultado el satélite que conocemos ahora mismo. Este océano de magma pudo existir hasta por durante entre 150 y 200 millones de años.

Con esta investigación, se pretende conocer un poco más la formación de la Luna, pero también qué dio lugar a la Tierra como la conocemos, así como si esto tuvo influencia en la posibilidad para el desarrollo de la vida.

Conocer y entender estas condiciones, nos permitirá también establecer los parámetros en los que la vida puede ser posible para encontrar lugares condiciones similares, en las que sea también posible hallar vida fuera de nuestro planeta.