Mientras que algunos sufrimos a diario por tener una conexión a Internet más o menos decente, algunos ya piensan en llevar este servicio a lugares fuera de nuestro planeta.

Investigadores de la NASA y el MIT han conseguido  realizar exitosamente las primeras pruebas de una conexión Wi-Fi entre la Tierra y la Luna. Pero no crean que se trata de un servicio como el que nos ofrecen aquí en suelo terrestre, no basta con tener un simple módem y una computadora.

Para conseguir este enlace espacial fue necesario utilizar cuatro telescopios ubicados en Nuevo México, capaces de transmitir información por medio de impulsos codificados de luz infrarroja. La señal viajó a través de la atmósfera hasta un satélite posicionado en la órbita lunar, a una distancia de 400 mil kilómetros.

Los científicos lograron registrar una velocidad de subida nada despreciable: 19.44 Mbps. Sin embargo, la mejor parte vino cuando se probó la descarga de información, que alcanzó los  622 Mbps desde la mismísima Luna, una conexión que ya muchos quisiéramos tener en nuestras casas. Además, este experimento fue realizado con la millonésima parte de un watt de potencia, cuando los telescopios en realidad transmiten una señal de 40 watts. El asunto es que sólo es necesario una pequeña parte de todo ese poder para establecer una comunicación estable.

Se espera que esta tecnología pueda aplicarse en misiones espaciales cercanas a la Tierra y en un futuro no muy lejano, también en misiones a Marte y otros planetas.

vía Wired.co.uk

temas