Los nuevos modelos de varias marcas importantes son eléctricos o híbridos.

De acuerdo con The Vergey como era de suponerse, The Paris Motor Show, está enfocado en los automóviles híbridos y eléctricos. Tal como lo demuestran los nuevos modelos de Mercedes, Ferrari y Volkswagen. Lo que no deja de llamar la atención tampoco es que marcas como Ford, Mazda,Volvo, Bentley y Lamborghini están brillando por su ausencia.

Al parecer le estamos diciendo adiós a los vehículos diesel, sólo hay que pensar que durante 2014 únicamente el 3% de las ventas totales de automóviles en Estados Unidos tenían motores alimentados por gasolina. Y no era para menos, en medio de la creciente contaminación y la preocupación por el medio ambiente, era natural (y necesario) que los fabricantes más importantes de autos de todo el mundo optaran por construir modelos eléctricos.

Los vehículos eléctricos e híbridos son sin duda la atracción principal. Volkswagen, reveló un coche con una identidad basada en su funcionalidad con baterías que a su vez tiene una similitud con el icónico Beetle. Mercedes mostró su propio concepto eléctrico – la generación SUV EQ – que puede durar  500 kilometros con una sola carga. Incluso las empresas francesas como Renault, que durante mucho tiempo ha sido un gigante de la fabricación de motores que funcionan con gasolina, expuso su nuevo Zoe EV, que puede viajar 400 km  con una sola carga.

Francia es uno de los países que últimamente ha mostrado una preocupación constante por mejorar su entorno. En 2014 el Primer Ministro francés, Manuel Valls, anunció planes para disminuir el diesel progresivamente y en la capital se han tomado medidas drásticas para desaparecer poco a poco los vehículos impulsados por gasolina y todos los vehículos matriculados antes de 1997 han sido prohibidos en la ciudad desde julio de este año. Anne Hidalgo –alcaldesa de la ciudad– también ha creado más zonas peatonales a lo largo del río Sena y en los principales círculos de tráfico, como parte de una campaña para reducir la contaminación y la congestión.

En fin, todas las señales apuntan hacia un futuro más limpio, al menos en París y otras ciudades de Europa. En México, como en todos los países que no son de primer mundo, la historia –como siempre– es diferente.

fuente The Verge

temas