El evento para desarrolladores de Intel sigue generando noticias tecnológicas, como la próxima comercialización de un robot de código abierto que puede construirse con ayuda de una impresora 3D.

El sueño de Geppetto esta más cerca de hacerse realidad, debido a que uno de los desarrolladores más importantes de Intel está cerca de comercializar un Pinocho del siglo XXI, aunque, más que “un niño de verdad” el robot es descrito por sus creadores con palabras que lo acercan más a un esclavo del nuevo milenio.

Bajo el nombre de Jimmy, este robot de código abierto desarrollado por Brian Johnson, un ingeniero y futurólogo de Intel, busca ser el equivalente a un smartphone en el mundo de los robots. El equipo de Johnson espera que su creación sea capaz de “servir una cerveza fría, construir con LEGOS y contar chistes” por medio de aplicaciones especialmente diseñadas para Jimmy que se podrán bajar de la red.

jimmy1
Un Jimmy impreso en 3D

A pesar de que la versión preliminar de Jimmy todavía no puede hacer todo lo que se imagina su creador, ya es capaz de bailar tango, platicar, tomar fotos, funcionar como despertador, y mandar tuits en su cuenta oficial en Twitter, además sigue acumulando talentos que pronto lo harán más hábil que cualquier participante de los programas de concursos de la tele.

“Empecé a diseñar a Jimmy hace diez años, basado en historias y dibujos de ciencia ficción. Quería hacer a Jimmy divertido y lindo. Cuando salgo con él en las calles de Nueva York, la gente me detiene y me pregunta ‘¿Qué hace tu robot?’ Y yo les respondo que él captura los corazones y las mentes de todos los que conoce”, declaró Johnson.

Jimmy está construido con Arduino y utiliza un procesadores Intel Core i5 para funcionar. El prototipo actual mide 18 pulgadas e incluye una tarjeta Edison, el kit para desarrolladores de Jimmy llegará en otoño a un precio de 1,600 dólares, y solo trae el esqueleto del robot, la carcasa debe fabricarse a través de impresión 3D. Gracias a esto los usuarios pueden personalizar de muchas formas a su robot.

jimmy2
Una de las versiones más actuales y funcionales de Jimmy

Hasta ahora, las aplicaciones que dan habilidades a Jimmy han sido realizadas por estudiantes de diferentes universidades de los Estados Unidos, a los que se les ha obsequiado un robot prototipo. La idea de Johnson es que su robot pueda personalizarse tanto hasta que ningún Jimmy sea igual que el otro, realizando diferentes tareas, orientadas a diferentes funciones, con carcasas completamente diferentes y con platicas diversas.

“Jimmy nació de la inquietud de construir un robot que tuviera poco gasto de energía, fuera móvil, muy sociable y que sus usuarios pudieran programarlo usando aplicaciones como las de un smartphone, pero completamente realizadas con código abierto”, comentó el padre de Jimmy.

La posibilidad de tener robots caminando en medio de las calles interactuando con las personas sigue sonando como algo salido de la mente de un escritor de ciencia ficción pero, ¿no ocurría lo mismo con los teléfonos inteligentes o Internet hace sólo unos años?

fuente Intel

temas