La fundación sin animo de lucro busca dejar un precedente que impida el espionaje gubernamental.

Hoy, a través de un artículo en The New York Times, el cofundador de Wikimedia, Jimmy Wales, anunció que la Fundación que representa acaba de demandar a la NSA (Agencia de Seguridad de Estados Unidos, por sus siglas en inglés).

“Estamos presentando una demanda contra la Agencia de Seguridad Nacional para proteger los derechos de los 500 millones de personas que usan Wikipedia todos los meses. Lo hacemos porque un pilar fundamental de la democracia está en juego: el libre intercambio de conocimientos e ideas”, escribió Wales en su editorial.

La demanda acusa a la NSA de violar leyes de la legislación vigente de los Estados Unidos, concretamente la Cuarta Enmienda, que protege el derecho a la privacidad, así como la Primera Enmienda, que protege la libertad de expresión y asociación. Además, indican que las actividades que se han documentado de la agencia exceden por mucho las facultades dadas por la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera que les otorgó el Congreso de Estados Unidos en 2008.

jimmy-wales
Jimmy Wales, cofundador de Wikimedia

La razón detrás de la demanda, de acuerdo con el propio Wales, es garantizar la seguridad de los miles de voluntarios que todos los días añaden contenido a Wikipedia, escribiendo entradas polémicas que podrían poner en peligro su trabajo, o su integridad física, si se conoce su identidad.

“Nuestros voluntarios escriben sobre todos los temas, desde las protestas en la Plaza de Tiananmen, hasta sobre los derechos de los homosexuales en Uganda. Muchos de ellos prefieren trabajar de forma anónima, en especial los que trabajan en temas polémicos o que viven en países con gobiernos represivos” manifestó Wales.

El cofundador de Wikipedia señaló que los voluntarios deben de ser capaces de hacer su trabajo sin tener que preocuparse de que el gobierno de Estados Unidos está monitoreando lo que leen y escriben. Algo que, de acuerdo con él, ocurre todos los días, debido a que reportes de la prensa (sustentados en las filtraciones de Wikileaks y Edward Snowden) señalan que la NSA puede saber la identidad, la ubicación y el contenido de las entradas modificadas, por lo que en teoría podrían conocer sus tendencias políticas, religiosas o su orientación sexual.

“La vigilancia omnipresente tiene un efecto escalofriante. Se ahoga la libertad de expresión y el libre intercambio de conocimientos que Wikimedia fue diseñada para permitir”, escribió Wales.

Por el momento la NSA no ha dado a conocer su postura, ni que tantas posibilidades tiene la Fundación Wikimedia de ganar el conflicto.

vía The New York Times

fuente ACLU

temas