Así son los nuevos emojis de la CDMX

Serán 240 emojis de la CDMX los que podrán usarse en dispositivos iOS y Android.

La Ciudad de México ya tiene sus propios emojis. Este martes se dieron a conocer los ganadores del concurso que el Laboratorio para la Ciudad lanzó en junio pasado, con el que se convocaba a los ciudadanos a crear los iconos más emblemáticos de la capital mexicana.

Con mariachis, calaveras, luchadores, tacos, trajineras, ajolotes, y microbuses, los participantes trataron de ilustrar la idiosincracia de una de las urbes más grandes y complejas del mundo. Así, cada concursante envío un set de 20 emojis, pensados para usarse en dispositivos iOS y Android.

Al final se eligieron tres ganadores, que recibirán premios de 30 mil pesos al primer lugar, 15 mil pesos al segundo lugar y 10 mil pesos al tercer lugar. Además también se otorgaron menciones honoríficas, que al igual que los primeros lugares serán incluidos en la selección oficial.

En total serán 240 emojis los que representarán a la CDMX, y estarán disponibles el próximo mes a través de una aplicación que podrá descargarse desde Google Play y la App Store.

Primer lugar

Así son los nuevos emojis de la CDMX

La diseñadora Itzel Oropez Castillo fue elegida ganadora del concurso con unos emojis que se centran en la figura de ajolote, anfibio endémico del Valle de México. Aquí vemos al emblemático ajolote vestido de mariachi, comiendo tacos o parado al lado de la Torre Latinoamericana.

Segundo lugar

Así son los nuevos emojis de la CDMX

Eduardo Camacho Moyén y Pedro Grajeda Ortega se llevaron el segundo lugar con unos iconos en los que se incluyen a figuras de la historia y tradición mexicana como La Catrina o el Guerrero Jaguar, pero también a personajes de la cultura popular como Frida Kahlo o Cantinflas.

Tercer lugar

Así son los nuevos emojis de la CDMX

Finalmente, el tercer lugar fue para Ivonne Andrea Torres y Martin Robert Cook, quienes con una estética minimalista ilustraron escenarios del día a día en la CDMX: desde una quinceañera asomándose por una limosina, un puesto de tacos al pastor, o un organillero, hasta la Biblioteca Central de la UNAM.

fuente Laboratorio para la Ciudad (Facebook)

temas