El huracán Irma se convirtió en el más peligroso del Océano Atlántico

Fuente: NASA

Luego de que “Harvey” azotara Texas, ahora “Irma” puede causar daños incluso en el Golfo de México.

Así como en México es tiempo de socavones, en Estados Unidos lo es de huracanes. Las agitaciones políticas provocadas por el presidente Donald Trump parecen consecuentes con las tormentas que han azotado al país vecino. Ahora, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense, el huracán “Irma” alcanzó, este 5 de septiembre, la categoría 5 en la escala Saffir-Simpson.

Este huracán es el cuarto de la temporada ciclónica del Atlántico y se considera “extremadamente peligroso”, ya que presenta vientos máximos sostenidos de 280 kilómetros por hora y actualmente se encuentra a 440 kilómetros al este de Antigua y a 445 kilómetros al sureste de Barbuda. Y aunque no se sabe exactamente qué partes de Estados Unidos alcanzará, es muy probable que el estado de Florida sea el más afectado.

De esta forma, los investigadores del NHC ya consideran a “Irma” como el huracán más fuerte jamás registrado en el Océano Atlántico fuera del Caribe y del Golfo de México.

¿Qué es un huracán categoría 5 y cuáles son sus repercusiones?

La escala Saffir-Simpson tiene como finalidad clasificar los ciclones tropicales según la intensidad del viento. Fue desarrollada en 1969 por Herbert Saffir, un ingeniero civil, y por Bob Simpson, director del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, para solventar la necesidad de encontrar un método que fuera capaz de medir la fuerza de los ciclones.

Así, se crearon cinco categorías que consideran la velocidad de los vientos, los efectos del oleaje e inundaciones. Por tanto, un huracán de categoría 5 registra vientos desde los 250 km/h, aumento de 5.5 metros en la marea, y presión central de 920 milibares. Lo que en español significa que entre los daños potenciales se encuentran: destrucción de tejados completa en algunos edificios, e inundaciones que pueden llegar a las plantas bajas de los edificios más cercanos a la costa.

Este gráfico muestra una representación aproximada de áreas costeras bajo aviso de huracán de acuerdo a su intensidad. (Imagen: NHC)

Cabe señalar que en la escala de Saffir-Simpson no se consideran ni la cantidad de lluvia, ni la situación, esto significa que un huracán de categoría 3 que afecte a una zona poblada puede causar más daños que uno de categoría 5 avance sobre zonas despobladas. De ahí que, al tratarse de un huracán de categoría 5 que podría llegar a distintos puntos poblados, el avance de  “Irma” es un tema preocupante.

Incluso, ante la incertidumbre de no conocer dónde impactará precisamente el huracán, la gente de la Costa Este de Estados Unidos, las ciudades costeras y hasta los estados de circundan el Golfo de México, deben estar alertas y comenzar a preparar un plan de contingencia.

fuente Centro Nacional de Huracanes

temas