El concurso de belleza apuesta por un nuevo modelo a seguir para representar a Estados Unidos en Miss Universo.

Sí, leíste bien el título de esta nota y no, no te has equivocado de página. En Código Espagueti estamos hablando de un concurso de belleza y eso quizás sea algo poco común para nosotros, pero el hecho es que Kára McCullough, una química que trabaja para la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos, fue elegida como la nueva Miss USA 2017, el certamen de belleza en el cual se elige a la representante norteamericana que competirá en Miss Universo.

Es evidente que la señorita McCullough es muy guapa, pero su pasión por la ciencia nos gusta mucho más. La representante por el Distrito de Columbia tiene una licenciatura en química con una especialización en radioquímica por la Universidad de Carolina del Sur. Durante sus años de estudiante, formó parte del Honors College, un organismo de su universidad dedicado a ofrecer programas más intensivos a los alumnos más capaces.

McCullough nació en Nápoles, Italia, pero se crió en Japón y Corea del Sur debido a que su padre era marine, antes de mudarse a Virginia en Estados Unidos. Según ella, uno de sus grandes objetivos inculcar la misma pasión que siente por la ciencia en los más pequeños, algo que ya hacía desde hace tiempo a través de su programa Science Exploration for Kids.

https://www.youtube.com/watch?v=w1tDTG67K8g

Ahora bien, uno pensaría que al tratarse de alguien con una carrera en ciencias por fin daría una respuesta decente en un concurso de belleza, pero la señorita McCullough echó todo por la borda al dar su opinión sobre el sistema de salud de Estados Unidos (el famoso Obamacare). Ante la pregunta expresa “¿Cree que la atención sanitaria asequible para todos los ciudadanos de los Estados Unidos es un derecho o un privilegio, y por qué?”, miss Columbia contestó:

“Diré que es un privilegio (…) Como una empleada del gobierno tengo garantizada la salud y veo de primera mano que, para tener asistencia médica, debes tener un trabajo”, expresó la concursante, olvidándose por completo de los derechos humanos básicos.

La verdad, si hubiera hecho el saludo fascista con la palma la mano alzada mientras daba su respuesta para al final gritar “¡Hail Hydra!, ¡Hail Trump!”, hubiera estado mejor.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=185&v=ZaDBfSQyfek

Nos gusta la idea de que hayan seleccionado a una científica como nuevo modelo a seguir, pero que sea una científica pro Trump nos hace creer, una vez más, que los concursos de belleza son ¡tan-del-siglo-pasado!

temas