Hace una semana nos enteramos del proceso legal que Microsoft inició en contra de uno de sus ex-trabajadores, luego de que éste filtrara a un blog francés una copia de Windows 8 antes de su lanzamiento.

La noticia se volvió un escándalo cuando se dio a conocer que el gigante de Redmond había leído los correos en Hotmail del bloguero francés, para así descubrir quién de sus empleados había sido responsable de la filtración. Por supuesto, las respuestas no se hicieron esperar y de pronto, Microsoft se encontró en el ojo del huracán por haber violado la privacidad de uno de sus usuarios y peor aún, extrayendo información que posteriormente sirvió como prueba de un caso judicial.

Sorprendentemente, lo hecho por la empresa no iba en contra de sus políticas de privacidad, por lo que en realidad no había hecho nada ilegal. Sin embargo, toda la atención negativa del caso ha provocado que el consejero general de Microsoft, Brad Smith, anunciara hoy cambios en sus políticas.

De esta forma, a partir de hora Microsoft no podrá inspeccionar el contenido privado de los usuarios, incluso si se sospecha de que alguien ha filtrado información sensible de la empresa.

“Con efecto inmediato, si recibimos información que indica que alguien está utilizando nuestros servicios para traficar con propiedad intelectual o física de Microsoft, no vamos a inspeccionar el contenido privado del cliente. En su lugar, vamos a remitir el asunto a la policía en caso de que sea necesario adoptar otras medidas”, dice parte del comunicado firmado por Smith.

Finalmente, la publicación también señala que en los próximos meses Microsoft planea hacer modificaciones en sus términos de uso. Al parecer Microsoft quiere dejar claro que “escucha” a sus usuarios, sólo esperemos que no vuelva a ser a sus espaldas.

*Foto: Esparta Palma

temas