Un representante de la agencia manifestó que no pueden dar el dato de cuántas personas espiaron porque eso implicaría volver a espiarlos.

Dentro del marco de los debates que se mantienen en el Congreso de los Estados Unidos referentes a descubrir datos sobre la recolección de información por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), el senador demócrata Al Franken interpeló a los representantes de la NSA y expuso que se necesita mayor transparencia en la institución. Además, exigió saber los nombres de los ciudadanos de ese país a los que se espió.

El senador Franken propone una ley bajo la cual la NSA deba informar públicamente el nombre y el numero de las personas de las que se ha recabado información, así como cuántas de ellas son de nacionalidad estadounidense. Por otra parte, su propuesta promueve que los proveedores de internet y telefonía móvil entreguen información referente a los datos que les ha solicitado la agencia sobre particulares.

La iniciativa de Franken es apoyada por Google quien, en voz de Richard Salgado, su Director de Seguridad, manifestó:

“El espionaje daña las libertades que la mayoría de los ciudadanos aprecia, además de que también tiene efectos negativos en nuestro crecimiento económico y seguridad, y en la promesa del internet como una plataforma para la apertura y libertad de expresión.”

Franken ya obtuvo una respuesta a su proposición, en voz de Robert Litt, consejero del Director de Inteligencia Nacional, quien afirmó que determinar el número exacto de estadounidenses espiados implicaría una invasión a la privacidad de esas personas.  De acuerdo con Litt, cuantificar el número, nombre y nacionalidad de los espiados requeriría que un analista de la NSA examine minuciosamente los datos recabados por la agencia, con lo que terminarían por tener aun más información sobre los espiados para poder determinar si son estadounidense o no. Vaya ironía.

Litt también afirmó que revelar información de los proveedores de internet y telefonía le daría una ventaja a los terroristas, que buscarían empresas que no aparecen en los reportes para poder comunicarse, y se cambiarían de servicio una vez que han visto que el gobierno los empezó a monitorear.

vía The Verge

fuente Senado de los Estados Unidos

temas