Foto: Ryan Hyde

Cierra uno de los primeros servicios de streaming luego de llegar a un acuerdo con las compañías discográficas.

Se acabó. Groveshark perdió la lucha en contra de los gigantes de la industria musical, por lo que ayer decidió cerrar definitivamente su servicio luego de casi 10 años. Esto es el resultado de un acuerdo legal entre la compañía y sellos como Sony Music Entertainment, Universal Music Group y Warner Music Group, que desde hace tiempo habían acusado al servicio de streaming de funcionar ilegalmente con un catálogo de música por el que no había pagado.

A través de un comunicado en su página, la gente de Grooveshark admite haber cometido “errores muy graves” y pide disculpas por no haberse asegurado de tener todas las licencias para la música que ofrecía. Además, mencionan otras aplicaciones como Spotify, Deezer y Rdio para quienes estén en busca de una alternativa legal.

“Empezamos hace casi 10 años con el objetivo de ayudar a los fans a compartir y descubrir música. Pero a pesar de nuestras mejores intenciones, cometimos errores muy graves. Fallamos en obtener licencias de los dueños de los derechos de la gran cantidad de música que estaba el servicio.

Esto no estuvo bien. Pedimos disculpas. Sin reservas.”

De esta forma, Groveshark ya dejó de funcionar y como parte del acuerdo, se compromete a eliminar todos los archivos con copyright, así como a entregar la propiedad del sitio web, sus aplicaciones y patentes. Así termina la historia de uno de los primeros servicios de música en streaming en Internet, algo que sabíamos pasaría tarde o temprano.

fuente Grooveshark

temas