Ya puedes explorar el Universo desde tu navegador con este juego basado en la esperada Interstellar.

No es posible resistirse: desde que se anunció la nueva película de Christopher Nolan, Interstellar, cada pequeño pedazo de mercadotecnia ha sido esperado con enorme anticipación. Primero fue ese teaser lacónico en donde sólo veíamos algo de maizales y el llanto del vaquero principal. Luego el primer tráiler completo que ya empezó a volar cabezas seriamente y un segundo avance que confirmó las ansias. Hace unos días salieron varios posters promocionales y la cosa se puso peor: entre una imagen del viaje interestelar con las galaxias difuminándose en la velocidad, otra con McConaughey en un traje espacial explorando algún remoto paraje nevado del universo, y la escena de un amerizaje con toda la tripulación;  las ansias trepan como falta de gravedad.  Pero parece que Warner no ha dejado lazos sin amarrar en su campaña y ahora nos trae un pequeño jueguito en línea que funciona como tremenda coquetería alrededor de lo que ya sabemos de la cinta.

El principio es el mismo que comprendimos por el tráiler: la Tierra ya no aguanta a su población, la hambruna se anuncia y la extinción de la especie humana parece inevitable. Frente a lo que nos trajimos encima con tecnología, sólo queda la tecnología que pueda salvarnos: la humanidad se decide por la exploración interestelar para encontrar un mundo alterno que colonizar. Diría el señor Smith: el hombre convertido en virus galáctico. En todo caso, tomando sólo la premisa del viaje espacial, la necesidad de exploración masiva con recursos limitados y el tiempo siempre corriendo, este pequeño juego resulta de lo más entretenido. Digo, siendo algo promocional, le rompe la cara de calle a muchos de los otros jueguitos inoperantes que vemos en páginas oficiales de películas altamente producidas por estudios masivos.

Interstellar-02
Es posible personalizar los planetas de tu sistema solar

El principio es sencillo. Te registras sin la brusquedad de tener que unir tu juego con una cuenta de Facebook o Twitter –detalle elegante– y creas tu propio sistema solar. Cosa entretenida de por sí: añades planetas de diferente tamaño, composición y apariencia, les agregas las lunas que quieras, echas por ahí unos meteoritos, fabricas órbitas. Pero la cosa no acaba ahí. Ya fijada una galaxia, te dispones a explorar el universo siguiendo un mapa interestelar amplio que te permite varios tipos de viaje. Cada viaje tiene sus puntos de exploración a realizar dentro de varios sistemas solares. El asunto está en que tienes que explorar lo más posible recargando tu energía solar para evitar el agotamiento de combustible y reuniendo los datos suficientes para regresar a casa con ellos. El principio interactivo en cada sistema solar se basa en un modo de juego parecido al asunto de la resortera en Angry Birds y, lidiando con fuerzas gravitacionales, exploras superficies y puntos remotos. Cada viaje te adjudica puntos en un sistema de recompensa por experiencia y exploración osada para que enchules tu nave con mayor capacidad de combustible, manejo y velocidad.

Todo esto, claro es muy clavante y sí me pasé un buen cacho de la mañana dándole al enajenamiento estelar. Sin embargo, la cosa que me parece más interesante aquí es cómo, divirtiendo y promocionando, este juego se relaciona con lo poco que conocemos de la película. Ahí entra el asunto del tiempo que parece ser el nudo dramático que nos anuncia el tráiler: vemos a McConaughey llorando en la camioneta, despidiéndose de una hija desconsolada, pequeña, pelirroja; corte seguido está Jessica Chastain, una mujer madura y su roja cabellera, con la mirada perdida en el horizonte de maizales.

Interstellar-03
Tu nave debe lidiar con fuerzas gravitacionales para explorar superficies y puntos remotos

Sin especular demasiado entendemos que la película, muy posiblemente, se divide en el viaje interestelar y la perspectiva esperanzada de todos los que se quedaron en la tierra. Con el vínculo afectivo de la hija del astronauta se comprende que el tiempo se desdobla y que algunos meses de viaje interestelar suponen años en tiempo terrestre. Básicamente el mismo principio que se ha utilizado en numerosas ficciones en torno al viaje a través de hoyos de gusano con el desdoblamiento del espacio tiempo para alcanzar regiones remotas del universo que nos son inaccesibles –pensemos solamente, por cercanía e impacto, en la primera entrega de Planet of the Apes (1968). El mismo principio, claro, pero con la dramática perspectiva de dos narraciones simultaneas. Y en Nolan confiamos, bendito rey autoproclamado de los hilos narrativos alocados.

Aquí, el juego tiene su tremendo acierto al marcar siempre la diferencia temporal de cada pequeña exploración con la referencia del tiempo pasado en la Tierra. Cada viaje que emprendes se cronometra en tiempo real y traduce la brutalidad de la diferencia temporal con la tierra: pasas media hora jugando y de pronto observas que transcurrieron 22 meses en el planeta que dejaste. Este tipo de guiño temático sirve, más allá de la publicidad y la creación de expectativa, para relacionar, de forma bastante inteligente, el drama familiar, personal, que observaremos en pantalla, entre la tierra y esos salvadores perdidos en exploración espacial.

Interstellar-04
Ya fijada una galaxia, puedes explorar el universo siguiendo un mapa interestelar

Échenle un ojo y ya dirán ustedes. En todo caso, nada corto de emociones, cada pequeño atisbo que nos toca de esta película nos la anuncia como la más grande expectativa de ciencia ficción hollywoodense del año. Y claro, hablando de relatividad temporal, tal vez este jueguito sirva para pasar estos días de espera a su estreno el 6 de noviembre que se sentirán, sin duda, como malditas décadas. Si quieres probar el juego, sólo debes entrar en tu navegador a game.interstellarmovie.com y descargar el plugin de Unity Player.

temas