Se filtró un informe realizado por un grupo de investigación que deja mal parada a la empresa tecnológica.

The Wall Street Journal tuvo acceso a un documento interno y confidencial realizado a lo largo de varios meses por un equipo de investigadores de la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) en el 2012. En las conclusiones del mismo, los expertos señalan que Google utilizó “tácticas anticompetitivas y abusó de poder para afectar a los usuarios de Internet y a sus rivales directos”, comportándose como un monopolio.

El informe había permanecido en secreto hasta hoy, y en éste los investigadores recomiendan a la FTC demandar a Google ante un tribunal federal. De haberse llevado a cabo lo solicitado por parte de la entidad gubernamental, habríamos sido testigos de la demanda de más alto perfil por un caso de antimonopolio, sólo equiparable a cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó a Microsoft en los años noventa.

“La conducta de Google ha resultado en un daño real a los consumidores y la innovación en las búsquedas y la publicidad online”, se puede leer en el documento.

Los resultados de la investigación contrastan con lo que ocurrió en esos años, debido a que en el 2013 los delegados de la FTC votaron por unanimidad dar por concluida la investigación después de que Google se comprometió a realizar algunos cambios voluntarios a sus prácticas internas.

“La conducta de Google le ayudó a la compañía a mantener, preservar y mejorar su posición de monopolio en el mercado de los motores de búsqueda y publicidad online. El comportamiento de Google tendrá efectos negativos duraderos sobre el bienestar de los consumidores”, se indica en el informe.

En el informe filtrado se acusa a muchos directivos de alto perfil de Google, incluyendo a Eric Schmidt (ex CEO de Google), Marissa Mayer (encargada del buscador de Google en esa época), Larry Page y Sergey Brin (ambos fundadores de la compañía) de estar enterados de las medidas poco éticas de la compañía.

Obama
Obama se benefició con las donaciones de Google para su campaña de reelección

Entre lo que se le acusa a Google, a la que señalan de contar con más del 80% de la cuota de su mercado, sobresale que el buscador favorecía la visibilidad de los propios servicios de la compañía, relacionados con viajes, compras o finanzas, otorgando un lugar secundario a sus rivales. También se indica que Google copió contenido de forma ilegal de otras páginas (Yelp, TripAdvisor y Amazon) para publicarlo en sus portales, amenazó a las compañías que se quejaron con borrarlas de los resultados de su buscador y prohibió a sus clientes comprar publicidad en los buscadores de sus competidores, como Bing.

“Google adoptó una estrategia destinada a degradar a sus rivales, negándose a mostrar contenido que pudiera beneficiar a su competencia, dejando en evidencia un retrato complejo de una empresa que trabaja hacia una meta global de mantener su cuota de mercado, proporcionando la mejor experiencia para sus usuario, pero al mismo tiempo realizando tácticas que dañan a su competencia, contribuyendo a afianzar el poder de Google como un monopolio de los motores de búsqueda”, concluye el informe.

Una demanda antimonopolio contra Google en el 2012 habría enfrentado al gobierno de Obama en contra de una de las compañías que más donaciones realizó ese mismo año a la campaña de reelección del presidente de Estados Unidos. Lo cual podría explicar porque la FTC decidió no insistir en el ataque a Google, y se dio por satisfecha con la cambios voluntarios internos que la propia empresa implementó en esos años.

fuente The Wall Street Journal

temas