Como mercadóloga, me parece fascinante la manera en la que los medios digitales que ofrecen espacios publicitarios pueden ayudarnos a promocionar nuestras marcas. ¡Claro que queremos llegar dentro de la vida de la persona que hemos definido como nuestro mercado objetivo! De hecho, podría decir que la manera más creativa para llegar a las vidas, ojos y corazones de nuestro objetivo es exactamente por lo que nos pagan. Obtenemos reconocimientos por originalidad, por encontrar la manera de entrar a la mayor cantidad de casas, con la mayor cantidad de productos en la menor cantidad de tiempo y encontrando el mejor pretexto para cobrar nuestros servicios y productos cada vez más caros. Podría sonar muy diabólico, pero no es así… En realidad creo que detrás de varias campañas, hay un genuino deseo por hacer la vida de los consumidores un poco más fácil.

Lo que sucede, es que cuando me pongo el sombrero de consumidor, encuentro que realmente me gusta el hecho de tener opciones. La razón por la que los vendedores merecen todo nuestro respeto es porque realmente es un arte usar los detalles que se infieren de un consumidor en favor de un producto. Y cuando la transacción se hace en persona, el vendedor puede ver y entender muchas cosas de tu vida como consumidor porque puede observarte, pero al estar detrás de una pantalla, las cosas se ponen medio complicadas.

Toda la publicidad pagada puede resultar ser medio molesta (acéptenlo mercadólogos) no importa ni siquiera si realmente necesitas el producto, muchas veces nos quedamos con el sentimiento de que hubiéramos preferido que hubiera sido nuestra idea el tener que comprar algo que nos vendieron. Y siendo sinceros, a todos nos molesta el pop-up en la página del cine, la línea de publicidad en tu aplicación favorita, los anuncios de Facebook que realmente no van con tu vida, etc.

Pero la publicidad de la que casi nadie se salva, es de la que está ligada a una búsqueda en Internet. Conocida como SEM (Search Engine Marketing) y dueña del 25% de los clics al menos en Google, es un tipo publicidad que te acerca lo más posible a una propuesta interesante para ti, cuando estás detrás de la computadora. El tema es que si te gusta tener opciones y ser tu el que escoge (como yo), hay un par de cosas que necesitas saber para entender cómo funciona el buscador que el 67% de la población mundial usa (Google). Si bien hay una parte en la que tú participas al hacer una búsqueda, tienes que recordar que los resultados que obtienes están personalizados de acuerdo a las búsquedas que haces. Este buscador se alimenta de tu comportamiento en línea para mandarte a páginas y elegir publicidad que, por su contenido, serán interesantes para ti. Así que todos los resultados que obtienes están “sesgados” de acuerdo a las búsquedas que haces y como el buen dicho dice, “el que busca, encuentra”, también se han creado opciones para evitar que Google decida por ti.

Si quieres darle la vuelta a Google (Chrome en específico), hay una aplicación que tal vez quieras instalar en tu buscador llamada SEO Global for Google Search (TM) que te dará los resultados de una búsqueda que hagas en tu perfil de Chrome sin el sesgo de tus búsquedas anteriores e intereses personales. Y aunque todos sabemos que no todo lo que encuentras en Google es cierto, sí podemos afirmar que Google ha hecho importantes esfuerzos por darle el primer sitio en la búsqueda orgánica al sitio con la información más original (con la actualización Panda a mediados de 2011), con la mayor calidad de información (con la actualización Penguin a inicios de 2012), y que hace sentido e interactúa mejor con el “comportamiento humano” (con la actualización Hummingbird a mediados de 2013). Los resultados no siempre son reflejo de “la verdad”, sin embargo al menos con esta aplicación sabrás lo que hay afuera sin que tu opinión se interponga en el camino de que obtengas calidad de información. Y tal vez, puedas hasta tener la suerte de encontrar información que pueda alimentar tu punto de vista o ¿por qué no?, tal vez hasta cambiarlo.

temas