Google se encuentra en medio de una intensa polémica, luego de que se diera a conocer un documento en el que la compañía expone su defensa en la demanda que actualmente enfrenta en relación a la forma en que opera su servicio de correo electrónico, Gmail.

Y es que según los argumentos del gigante de internet, si usas un servicio de terceros (en este caso Gmail), entonces lo último que debes esperar es que tu información sea privada. La organización Consumer Watchdogs de Estados Unidos fue la encargada de hacer público el documento, en donde Google señala textualmente:

“De la misma forma en que a nadie le extraña si se manda una carta a un colega y sea su secretaria quien la abra, los usuarios de correo electrónico no deberían sorprenderse al descubrir que sus mensajes procesados durante el envío. De hecho, nadie tiene expectativas legítimas de privacidad en la información que cede voluntariamente a terceros.”

Lo anterior hace referencia a las acusaciones que Google tiene encima, las cuales señalan que el contenido de los correos en Gmail es usado para mostrar publicidad en la plataforma. El tema ya ha sido utilizado de forma irónica por Microsoft, como parte de una campaña Scroogled lanzada a inicios del año.

John M. Simpson, director de Consumer Watchdog, señaló que esto significa que Google “por fin ha admitido que no respeta la privacidad”, y alentó a los usuarios a dejar de usar Gmail si les importa su privacidad.

“Mandar un email no es como llevar una carta a Correos. Yo espero que la entreguen siguiendo la dirección puesta en el sobre, no que la vayan a abrir para leerla. Lo mismo cuando mando un email. ¿Por qué debo asumir que Google intercepte el contenido y lo lea?”, explica Simpson en el sitio web de Consumer Watchdog.

Lo preocupante en sí no es que Google haya aceptado que su plataforma de e-mail “lee” nuestros mensajes para vender publicidad –eso ya lo sabíamos–, lo terrible del asunto es el cinismo con el que la compañía de Mountain View lo hace, bajo el argumento de que es una estrategia “lógica” que no debería sorprendernos. Peor aún, cuando apenas hace unos días el servicio de correo de alta seguridad Lavabit fue cerrado por su fundador, para así evitar las presiones legales que había recibido luego de que se supiera que Edward Snowden enviaba e-mails desde ahí.

Kim Dotcom, fundador de Mega, anunció recientemente que ya trabajan en una plataforma segura en la que las personas podrán enviar y recibir mensajes de manera privada. La idea es que la aplicación sea lanzada en 2014, así que Google tampoco no debería sorprenderse si algunos de sus usuarios comienzan a irse a otro lado; yo por lo pronto, ya piense en ello.

A continuación pueden ver el archivo completo publicado en Consumer Watchdog:

temas