A partir de la queja de un usuario, Dropbox informó que desde hace dos años comprueba que los archivos compartidos que se realizan desde su servicio no estén protegidos por derechos de autor.

Esta semana Darrell Whitelaw, un diseñador con cuenta de Dropbox, señaló en su cuenta de Twitter que el servicio no le permitía compartir contenidos debido a que algunos de los archivos tenían derechos de propiedad.

Debido a que el tuit de Whitelaw alcanzó cierta notoriedad, comenzó a especularse que Dropbox revisaba todo el contenido que se subía en su servicio. Es por ello que la compañía dedicada al almacenamiento de contenido en la nube decidió dar a conocer sus políticas al respecto, y publicar detalles del sistema que determina cuáles archivos cuentan con derechos protegidos y cuáles no.

De acuerdo con Dropbox, la empresa sólo retira el material que viola el copyright de terceros después de que los titulares de los mismos así lo soliciten, de acuerdo con la Digital Millennium Copyright Act (DMCA). Además, señalan que en el acuerdo que los usuarios aprueban al abrir su cuenta (sí, ese que nadie lee) se puede leer claramente lo siguiente:

“Sólo debe usar las carpetas compartidas, enlaces públicos, y galerías de fotos para archivos que tenga los derechos legales para compartir con otros.”

Asimismo, se informó que el servicio nunca revisa el contenido de la información que suben sus usuarios, pero para evitar cometer una falta que pueda devenir en una multa por incumplimiento de la protección del copyright, utiliza una técnica conocida como función hash o de huella digital. Esto consiste en comparar una serie de palabras y números que aparecen en el archivo con una lista protegida, algo Dropbox realiza automáticamente cada vez que un usuario comparte sus archivos.

Para evitar polémicas, Dropbox emitió un comunicado en el que señala:

“Han habido algunas preguntas sobre cómo gestionamos las peticiones sobre copyright. A veces recibimos peticiones relativas al DMCA para eliminar enlaces por motivos de copyright. Cuando las recibimos, las procesamos acorde a la ley y desactivamos el link en concreto. Tenemos un sistema automatizado que evita que otros usuarios compartan ese mismo material utilizando otro enlace diferente. Esto se realiza comparando etiquetas de archivos. No miramos a los archivos en tus carpetas privadas y seguimos comprometidos a mantener tu contenido de forma segura.”

vía TechCrunch

temas