El ahora presidente de Estados Unidos dejó de tuitear en 140 caracteres, para hacerlo en 280.

Donald Trump ya es presidente de Estados Unidos, lo pueden leer, ver y escuchar en todos los medios de comunicación del planeta. Junto con el puesto de “Jefe máximo del mundo occidental”, Trump tiene acceso a una de las armas de destrucción masiva más temidas del mundo: @POTUS, la cuenta de oficial en Twitter del presidente norteamericano.

Podría sonar exagerado, pero si los tuits de su cuenta personal desataban el caos financiero en el mundo (especialmente en nuestro país), ¿qué podemos esperar cuando lo haga desde @POTUS? El inicio de la nueva administración desde la cuenta fue desafortunado. Segundos después de haberse dado el cambio, algunos usuarios descubrieron que la foto de portada de la cuenta pertenecía a la toma de posesión de Barack Obama y no a la de Trump.

La cuenta permaneció en silencio por un buen rato, hasta que rompió el silencio con un tuit impersonal, con una foto en la que vemos a un serio y oscuro mandatario caminando hacia la toma de posesión y un link a la versión transcrita de su discurso, en su cuenta oficial de Facebook.

Un mensaje muy diferente al último tuit de Barack Obama desde la cuenta oficial del presidente (la cual cultivó y cuidó durante ocho años). Dos de los tres tuits de Obama son escalofriantemente esperanzadores, tomando en cuenta lo que todos esperamos que pase: “Ha sido el honor de mi vida servirte. Me hiciste un mejor líder y un hombre mejor. No voy a parar; Estaré allí contigo como ciudadano, inspirado en tus voces de verdad y justicia, de buen humor y de amor”, afirmó el ex mandatario.

Desde octubre del año pasado, el equipo de Obama trabajó para transferir el legado digital de su administración a la National Archives and Records Administration (NARA) y a la cuenta @POTUS44 (por ser el presidente número 44 de Estados Unidos), para posteriormente ser borradas de la cuenta presidencial. La cuenta personal de Obama no tendrá cambios: “Estamos trabajando para asegurar que la próxima Casa Blanca y las futuras administraciones pueden seguir utilizando y desarrollar los canales digitales que hemos creado para conectar directamente con las personas que atienden”, aseguró la Casa Blanca en un comunicado.

El cambio de cuentas de una administración a otra (incluyendo el de las Primeras Damas, el Vicepresidente y otros funcionarios de la Casa Blanca) podría sonar como un proceso burocrático aburrido, pero destaca por actividad que ha registrado el nuevo mandatario de Estados Unidos a través de su cuenta personal (@realDonaldTrump); la cual no piensa abandonar, de acuerdo a una entrevista que concedió a The Times UK.

“Prefiero dejar que crezca y mantener @realDonaldTrump, está funcionando (…) Pensé que haría menos en ella, pero estoy siendo cubierto tan deshonestamente por la prensa, que puedo ponerlo en Twitter – y no en 140 (caracteres), ahora son 280- Puedo ir “Bing, bing, bing”. Y ellos (los medios) lo ponen – Esta mañana en televisión, Fox: “Tenemos noticia de última hora sobre Donald Trump”, explicó el hoy presidente de Estados Unidos.

Pero en la cuenta oficial del presidente, no podrá ser tan radical como en la suya. Un equipo de especialistas tendrá que analizar, planear y discutir cada mensaje antes de ser enviado al mundo. Cosa contraría a lo que ocurre con @realDonaldTrump, donde los mensajes son transparentes, un reflejo directo del pensamiento presidencial americano.

Las redes que pasarán a manos de la administración Trump en Twitter son: @WhiteHouse, @POTUS, @VP, @FLOTUS, @PressSec, @LaCasaBlanca, @WHLive, @VPLive, @Cabinet. Otros activos de internet que ya cambiaron o están en proceso de hacerlo están en Facebook, Instagram, Snapchat, YouTube, Medium, Tumblr y Flickr.

temas