El nuevo dispositivo de la compañía japonesa deberá de contratarse junto con una suscripción anual. 

A lo largo de un arduo día laboral no en todos los momentos nos esforzamos de la misma forma, sobre todo cuando un día anterior nos fuimos a tomar unas copas con los compañeros de oficina o salimos a chacotear con la chica de recepción. Pero si somos unos maestros en el arte de la simulación, podemos dar la apariencia de ser felices y productivos, incluso ganando en el proceso un buen ascenso.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=7I2SD96o9Kw]

Lo anterior parece estar a punto de quedar en el pasado, debido a que Hitachi acaba de presentar su primer producto con tecnología Human Big Data, un dispositivo que busca ayudar a los patrones a hacer un seguimiento de la felicidad de su personal. A pesar de que la idea parece haber salido de un cuento de ciencia ficción distópico, es real.

La invención de la compañía tecnológica es similar a una tarjeta de identificación, incluso necesita que el usuario la lleve colgada cerca de su cuerpo, pero cuenta con un sensor de aceleración de ritmo que monitorea los movimientos de su usuario durante el día, registrando su ubicación y actividad: si está sentado, de pie, escribiendo o asintiendo con la cabeza. Además, indica si se pone a platicar y por cuánto tiempo lo hace.

hitachi-felicidad
El dispositivo de Hitachi

De acuerdo con Hitachi, existe una correlación entre los movimientos físicos de las personas y su sentido de la felicidad, así que tomando en cuenta las acciones del empleado, su dispositivo puede determinar su nivel de felicidad en tiempo real usando una escala de 0 a 100. Los japoneses aseguran que su invento no proporciona datos individuales de los trabajadores, solo un promedio de todos, además indican que esperan que con su invento sus clientes pueden mejorar la eficiencia de su negocio al preocuparse por aumentar los ánimos de la oficina.

A pesar de la explicación de la compañía japonesa, cuesta trabajo no pensar que su invento, más que medir la felicidad, es una forma tecnologizada de mantener controlados a los empleados, la cual le da al patrón características cercanas al Gran Hermano orwelliano.

Hitachi planea comenzar a vender su medidor de felicidad en abril, lanzándolos como un servicio de suscripción por una cuota anual de 100,000 yenes (834 dólares) por tarjeta. La compañía informó que comenzarán a usar los aparatos con sus propios trabajadores en sus oficinas. Suponemos que en los sistemas de sonido de las filiales de la empresa comenzarán a usar esta canción como himno no oficial:

vía Uproxx

fuente The Wall Street Journal

temas