Un grupo de especialistas del MIT se encuentran desarrollando un singular guante que proporciona a su usuario dos dedos adicionales.

Diseñado por el ingeniero mecánico Harry Asada, la idea de este dispositivo surgió como una nueva herramienta para facilitar las labores dentro de un laboratorio científico, aunque podría utilizarse en otros ámbitos. Asada propone con sy invento mejorar las capacidades manuales del usuario gracias a un par de dedos extra de mayores dimensiones a los convencionales, mismos que ayudan a sostener utensilios o recipientes mientras se realizan otras acciones con el resto de los miembros.

El guante robótico de Asada está construidos de tal forma que responde naturalmente a los movimientos de la persona, dando la apariencia de formar parte del cuerpo, con lo que se busca poder realizar mayores acciones usando una sola mano. Los dedos artificiales funciona gracias a una serie de sensores que detectan la posición de la mano, esa información es abalizada por unos algoritmos para así copiar la posición y las órdenes que se le indican a los dedos naturales. Su uso es sumamente sencillo al no requerir de botones o algún tipo de instrucción compleja.

A pesar de estar pensado originalmente como una especie de asistente de laboratorio, si estos dedos robotóticos logran perfeccionarse podrían ayudar en el futuro a personas con alguna discapacidad.

vía Engadget

fuente MIT News

temas