Google verificará cuentas de correo para evitar fraudes en línea

Con esto, Google espera que tanto la seguridad de empresas y usuarios mejore considerablemente
Oficina de Seguridad del Internauta

Google anunció que avanzará en el desafío de evitar fraudes a través de Gmail, su servicio de correo electrónico, haciendo más difícil que se vulnere la seguridad de los usuarios de esta forma, a través de la verificación de cuentas empresariales.

Esto significa que Google hará un esfuerzo en hacer que la información extendida a través de sus plataformas, así como la identidad en los servicios que utilizan las empresas, pueda ser verificada por las personas que la reciben de manera inmediata.

Getty

La herramienta de verificación ha sido especialmente útil para evitar la suplantación de identidad en redes sociales, en las que tener una cuenta verificada es la forma más fácil para que las figuras públicas, empresas, compañías y proveedores de servicios se relacionen con las personas que, efectivamente, les buscan directamente.

Google denominó esta nueva estrategia como BIMI (Brand Indicators for Message Identification), con el que se darán señales claras de que un correo, un mensaje o una llamada corresponden a la empresa o persona de la que se trata en apariencia.

Este sistema será igual que los que se utilizan en redes sociales, con un distintivo que remarcará que la cuenta o dominio de los mails están validados por los protocolos de seguridad de Google mediante investigación y comprobación por parte de los dueños de la cuentas.

Una de las formas más comunes de realizar fraudes en Internet es mediante el phishing. Con este tipo de estafa, se envían mensajes falsos a los usuarios con cuenta que fingen ser de una empresa, corporativo o persona de interés. A través de un link, en el que el usuario da click conscientemente, se sustrae información o  se inserta malware potencialmente peligroso.

Para las empresas, a partir de 2020, este sistema y modelo de estafa ha resultado en ataques de ransomware constantes, como el que sufrió, aparentemente, Garmin la semana pasada.