Los de Mountain View han mostrado en Australia los primeros avances de su ambicioso proyecto.

Google no se conforma con tener su flota de coches autónomos, pues ahora ha anunciado un nuevo proyecto con el que pretende crear un sistema de drones repartidores.

La iniciativa lleva por nombre Project Wing, y ha sido desarrollada por Google[x], el laboratorio de experimentos de la compañía. Esta división ha pasado los últimos dos años desarrollando los vehículos y realizando algunas pruebas en Australia, donde ya han conseguido llevar medicina, agua, dulces, y comida para perro a algunos granjeros de aquél país.

Estos drones pesan 8.5 kilos y pueden cargar poco más de 1 kilogramo, así que de momento no se pueden entregar grandes paquetes. En su interior incluyen cámaras, GPS, sistema de radiofrecuencia, giroscopios y acelerómetros. Gracias a esto les es posible conocer su ubicación exacta y el lugar en el que deben “depositar” el paquete, además de ser controlados por medio de un software principal y de personal humano que sigue en todo momento sus movimientos.

Project-Wing-02
Los drones son controlados por un sistema que les dice a dónde deben ir

De acuerdo con el equipo responsable de Project Wing, encabezado por Nicholas Roy del MIT, en este momento se encuentran en el “inicio del desarrollo de esta tecnología”, aunque ven un “tremendo potencial” para un sistema de paquetería autónomo. La idea es que los drones no sólo sirvan para repartir productos comerciales, sino también para llevar artículos rápidamente en caso de una emergencia.

El proyecto de Google es parecido al proyecto Prime Air de Amazon, sin embargo, los de Mountain View decidieron ir a Australia por considerarlo un lugar más “progresivo” en cuanto al uso de drones. Quizás sea ahí en donde los primeros vehículos autónomos comiencen a trabajar como repartidores en un futuro no tan lejano.

vía The Verge

fuente Google (YouTube)

temas