La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, acaba de iniciar una serie de pruebas de vuelo que tienen como fin abrir el espacio aéreo a los drones.

Este anuncio de la FAA representa un hito importante hacia el objetivo de poblar los cielos de drones a finales de 2016. De aprobarse una serie de rutas para vehículos aéreos no tripulados, el valor de la industria de fabricación de estos aparatos crecería exponencialmente. Por lo pronto los mayores inconvenientes siguen estando en los obstáculos técnicos y preocupaciones sobre efectos negativos con respecto a la privacidad de las personas.

Las pruebas de la FAA se realizaran en seis diferentes lugares de los Estados Unidos:

  • 1. La Universidad de Alaska, que tiene un clima diverso y una variedad de sitios de prueba.
  • 2. El estado de Nevada , que espera estudiar las normas para los operadores aéreos.
  • 3. El Aeropuerto Internacional de Nueva York cerca de Utica, que planea investigar cómo conviven los drones con aviones de pasajeros.
  • 4. El Departamento de Comercio de Dakota del Norte, que tiene previsto desarrollar datos de aeronavegabilidad y validar la fiabilidad de la relación entre los drones y sus pilotos remotos.
  • 5. La Universidad A & M de Corpus Christi, Texas, misma que tiene previsto desarrollar sistemas de seguridad para los aviones no tripulados.
  • 6. El Instituto Politécnico de Virginia y la Universidad Estatal de Nueva Jersey, que, en conjunto, buscaran probar los riesgos técnicos de los drones, así como asegurarse de que aterricen con seguridad si pierden su conexión con un piloto.

Estas pruebas iniciales tendrán una duración de seis meses. La FAA espera que después de ese tiempo ya se cuente con suficiente información como para elaborar un marco regulatorio para finales de 2015.

Si los resultados de las pruebas son positivos, es decir, si no se concluye que los drones son peligrosos para los vuelos comerciales o para las personas, estos aparatos voladores tendrán luz verde para circular por los cielos estadounidenses en 2016. En este sentido Brendan Schulman, representante del bufete de abogados Kramer Levin, que maneja una cartera de clientes relacionada con el comercio a través de drones, apuntó:

“La noticia de pruebas in situ es un rayo de esperanza , pero todavía hay mucho de pie en el camino de ponerse al día con otros países que están por delante de nosotros en esta nueva revolución de la tecnología.”

vía USA Today

temas