Todos los días surgen más y más datos relacionados al espionaje realizado por la NSA, por ello no sería raro que los familiares y amigos de los trabajadores de la agencia tengan preguntas por resolver.

Pensando en ello, la NSA elaboró un protocolo de respuestas para sus empleados que deben utilizar en fiestas y reuniones sociales. De acuerdo con información filtrada por The Dissenter, la agencia entregó a sus empleados el 22 de noviembre, justo antes del día de acción de gracias, un breve documento de dos páginas que contiene especificaciones sobre cómo conducir las reuniones sin meterse en problemas.

En el documento se lee que si, por ejemplo, un trabajador de la Agencia era cuestionado sobre el tema del espionaje en una fiesta, el empleado de la NSA tenía que contestar con una serie de respuestas pre-elaboradas, como afirmar que la misión de la NSA era de “gran valor para la nación” y “apegada al derecho”, o decir que los empleados son buenos trabajadores que protegen a Estados Unidos de un “mundo peligroso” o que la dependencia proporciona “datos de inteligencia oportunos y útiles a clientes políticos y militares”.

Los agentes también tenían que enfatizar que el trabajo llevado a cabo en la  NSA ayuda a fortalecer la ciberseguridad y a tomar acciones en contra de los terroristas del mundo. Una de las respuestas sugeridas es la siguiente:

“La NSA realiza su misión de la manera correcta, legal, obediente, y de una manera que protege las libertades civiles y la privacidad.”

Si la respuesta anterior no surtía efecto con el suegro o el amigo de la prima, los trabajadores de la NSA podían exculparse de esta forma:

“Los analistas de la NSA no deciden en qué asuntos trabajar. Responden directamente a las necesidades impulsadas por las prioridades de inteligencia del Presidente, documentadas en el marco de las prioridades de Inteligencia Nacional y gestionadas por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional”

El protocolo enfatiza que una posible solución a las preguntas incomodas es afirmar categóricamente que la Agencia no espía a ciudadanos estadounidenses, y que el espionaje realizado con fines de seguridad nacional no es privativo de los Estados Unidos, sino que la NSA trabaja con el apoyo de otros países. En este sentido el documento dice:

“Fundamentalmente, la NSA y las agencias de inteligencia extranjeras trabajan juntas para proteger a los ciudadanos del mundo de diversas amenazas, como el terrorismo, la proliferación de armas y los ataques cibernéticos. Los terroristas y los vendedores de armas utilizan la misma tecnología que muchos de nosotros, como el correo electrónico. Es por ello que el gobierno de Estados Unidos obliga a los proveedores de internet a proporcionar los datos de los emails, para detener estas amenazas cuidadosamente identificadas”.

Asimismo, en estas páginas existe una respuesta que aparentemente pretende ser conciliadora, por lo que una manera de zafarse de problemas es aclarando que la Agencia buscara darle mayor transparencia a sus acciones:

“La NSA se ha comprometido a lograr una mayor transparencia, un diálogo público y una fiel aplicación de los cambios requeridos por nuestros supervisores”.

Los acontecimientos actuales no sugieren que en realidad la NSA esté buscando ser más transparente. Además, de acuerdo con la información filtrada por Edward Snowden, a las personas que más espía la agencia es a los propios ciudadanos de los Estados Unidos. Con esta filtración la NSA deberá de buscar una nueva forma de adiestrar a sus trabajadores en las fiestas navideñas.

vía The Dissenter

fuente NSA

temas