Son muchos los aspectos en los que ha cambiado el diseño de los teléfonos que se usaban a finales del siglo pasado, sin embargo, hay un aspecto que se ha logrado mantener casi de forma idéntica desde entonces: el teclado.

Y es que basta con ver la plantilla de botones en los celulares ochenteros y compararla con los actuales teclados digitales de los smartphones, para darse cuenta que la misma matriz de números se ha mantenido caso sin cambio alguno. No es una casualidad, pues el diseño fue estandarizado en los 60 por un grupo ingenieros de los Laborarios Bell, quienes luego de probar muchos prototipos, se inclinaron por una distribución que fuera eficiente y fácil de marcar.

Fue así como se decidió elegir una distribución de 10 botones, repartidos en 3 columnas y 4 filas, en donde los números mantienen un orden ascendente de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.

Todo el proceso por el que pasaron los ingenieros en Bell para elegir el diseño final fue documentado en un reporte publicado en 1960, el cual incluía diagramas de los diseños descartados, entre los que se encuentran configuraciones tan raras como la de una pirámide invertida o la de una cruz.

Diseño teléfono Bell 02

Como dato curioso, la batalla final se redujo al diseño actual y el de las calculadoras, siendo la eficiencia el factor definitivo para que la configuración quedara como la conocemos ahora, ya que probó ser más rápida de marcar.

¿Quién se hubiera imaginado que existieron todas estas opciones?

vía The Atlantic

temas