Por 45 segundos, un radioaficionado británico logró hablar con uno de los tripulantes de la Estación.

Un radioaficionado británico llamado Adrian Lane intentó contactar a la tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) por un periodo más o menos de un mes, hasta que, uno de esos días consiguió escuchar inesperadamente: “Bienvenido a bordo de la Estacion Espacial Internacional”.

Lane, quien es oriundo del condado de Gloustercershire, no podría creerlo. De acuerdo con lo que comentó con la BBC, simplemente estaba ahí, pasmado. Y es que lo que logró es algo que no ocurre todos los días. Debido a la órbita de la ISS, que rodea el planeta en más o menos 92 minutos a una velocidad de 7.7 kilómetros por segundo, mantener contacto con ella durante mucho tiempo no es algo como levantar la bocina del teléfono y marcar un número determinado. En realidad, quien quiera tener contacto con la estación sólo tendrá –con suerte– poco menos de diez minutos para hacerlo.

Lane no sabe específicamente con quién tuvo contacto, pero logró escuchar un “te recibimos” después de esperar durante cuatro minutos en una denominada “ventana de contacto”: un término que utilizan los radioaficionados para referirse al margen en el que es posible hacer contacto. Posteriormente, el británico logró mantener una conversación de 45 segundos con uno de los integrantes de la expedición 43.

¿Cómo logró hacerlo? Gracias a su equipo de radiocomunicación, a través del espectro radioeléctrico, empleando una banda de frecuencia determinada, “era un momento muy frenético en las bandas, con la gente intentando insistentemente establecer contacto”, cuenta Lane, “así que me senté y esperé a que esa corriente principal de llamadas cesara en su totalidad… Entonces les llamé yo y me contestaron” menciona.

Pero a pesar de que la llamada estaba funcionando, Lane no dejaba de pensar que tenía poco tiempo para hacer algo, tomando en cuenta la velocidad en la que la ISS se alejaba de él, así que les hizo un par de preguntas, como qué tan bellas se ven las estrellas desde allí, y ellos respondieron que al no haber atmósfera, éstas lucen realmente brillantes.

“También me dijeron que cuando miran hacia la tierra, lo que puede verse es completamente distinto a lo que nos imaginamos: una masa de color en medio de una gran negrura […] es una pena que durara tan poco, pero me siento orgulloso del logro”, comentó Lane.

Sin embargo, Lane no es el primer radioaficionado en la historia que ha logrado contactar a la Estación Espacial Internacional. Simplemente el año pasado, el ruso Andréi Fiódorov logró establecer contacto con uno de los miembros de la expedición 39 y la expedición 40, pero Lane se siente orgulloso de su logro: “es algo grande, especialmente si tienes en cuenta que la estación está sobrevolándome a 7,500 metros por segundo… Pero sin duda alguna seguiré intentándolo”.

fuente BBC

temas