El espacio de trabajo del futuro se encuentra en el laboratorio de Elon Musk. Usando una variedad de herramientas de realidad virtual y de detección de gestos, Musk ha creado un sistema que permite que él y sus ingenieros puedan diseñar y manipular partes de cohetes sólo con sus manos. El suyo ha sido comparado con el laboratorio de Iron Man, y en muchos aspectos se ve justo así.

Pero no crean que se necesitan los avanzados conocimientos tecnológicos de Tony Stark, pues Musk emplea un controlador Leap Motion, un Oculus Rift, y un proyector —entre otras herramientas comunes— para hacer el trabajo de configuración. El empresario dice que comenzó con uno de los sensor de movimiento y luego se expandió a dispositivos más avanzados, como uno que involucra a proyectar maquetas 3D en un pedazo translúcido de cristal.

Aunque Musk admite que es sólo una manera divertida de interactuar con un modelo complejo, piensa que su iniciativa puede convertirse en algo más que eso, cree que es un gran avance en el diseño y la fabricación, todo tan simple como mover las manos. Él cree que la totalidad de la instalación permitirá a los usuarios a trasladar algo de su mente a un objeto físico con mucha más facilidad de lo que lo hacemos en la actualidad.
 

Elon Musk holograma 02
El sistema utiliza un sensor Leap Motion, entre otros dispositivos.

En el video que demuestra la instalación explica cómo esto podría funcionar, usando el ejemplo de una caja de válvula criogénica diseñada en casa. Musk muestra a alguien moviendo un modelo en una pantalla al cambiar su mano en el aire.

Si bien esto podría ser visto como una aproximación decepcionantemente y de baja tecnología a la gran promesa de un laboratorio al estilo Iron Man que había hecho Musk, el empresario parece ver estas nuevas herramientas como el futuro de la ingeniería. Si lo que piensa es cierto, esto podría revolucionar el diseño y la fabricación en el siglo XXI.

vía Engadget

temas