Los videojugadores profesionales reciben cada vez más atención mediática y dinero en las competencias, por ello algunos comienzan a doparse para soportar la enorme presión que acumulan.

Hace dos semanas Bjoern Franzen, consultor y uno de los principales responsables del marketing de varias de las ligas de los llamados eSports, escribió en su blog personal un artículo que ha generado mucha polémica. En su escrito Franzen afirmó que actualmente existe un tema que crece cada vez más ante ojos de todos los que forman parte del mundo de los torneos de videojuegos profesionales, pero del que nadie quiere hablar:  el dopaje.

De acuerdo con Franzen, hay ocasiones en las que es evidente que los participantes de los torneos consumen sustancias para mantenerse atentos en los encuentros, pero eso parece no importarle a los organizadores de los eventos. También afirma que él ha visto a los jugadores tomar una serie de medicamentos como si fueran dulces, incluyendo Ritalin, que supuestamente mejora la concentración de los gamers; propranolol, que bloquea los efectos de la adrenalina y ayuda a los jugadores a mantener la calma bajo presión; y selegilina, un fármaco utilizado para tratar el Parkinson que usan los jugadores para mejorar su estado de ánimo y los motiva durante los torneos.

Street-Fighter-torneo
Foto: Ben de Jesus

A pesar de las palabras del consultor, los organizadores de los torneos más importantes del mundo afirman que no existe el dopaje. Sin embargo, en sitios como Reddit, jugadores anónimos han hecho eco de lo afirmado por Franzen, indicando que lo que dice es cierto y señalando al Ritalin como el medicamento preferido por los gamers profesionales. Aparentemente, uno de los principales beneficios del dopaje en los eSports es que les permite a los jugadores entrenar más tiempo.

Brandon Harris, un estudiante de derecho y videojugador profesional, que se ha especializado en escribir sobre las cuestiones jurídicas dentro de los eSports, afirma que sí es común ver el uso de estimulantes durante las competiciones, pero señala que sobre todo se usa café, bebidas energéticas, suplementos con ginseng, y en menor medida pastillas. Harris no niega que se usen muchos medicamentos dentro de las competencias, pero señala que muchos de ellos son antidepresivos, y ninguno estimulante verdaderamente fuerte, como la cocaína.

Para los que somos jugadores casuales, sorprende que una actividad que para nosotros es vista como una forma de divertirnos y pasar el tiempo, para los profesionales genere tantos niveles de presión, prueba de lo anterior es el intento de suicidio de Cheon “Promise” Min-Ki ocurrido hace unos meses.

vía New Scientist

fuente Bjoern Franzen

temas