Aunque el concepto de “sostén inteligente” ya existe, generalmente es porque le han agregado funciones a esta prenda como el poder monitorear la salud del usuario o que cambien de color par adaptarse mejor a la ropa, un grupo de científicos de la Universidad de Wollongong en Australia desarrolló el primer sostén que mantiene todo en su lugar de forma inteligente y muy cómoda.

La inspiración detrás de este proyecto es lo incómodo del sostén deportivo que es muy ajustado e inflexible. Después de 15 años de investigación, el equipo liderado por los profesores Gordon Wallace y Julie Steele crearon Bionic Bra, un prototipo lleno de sensores inteligentes que pueden ajustar o aflojar la prenda dependiendo del movimiento.

Por ejemplo, al detectar que el usuario corre, el sujetador se contrae y al conducir camino a casa las fibras se relajan automáticamente.

Por el momento, el modelo  parece más a un chaleco antibalas que otra moda de vanguardia y tampoco lo pueden meter a la lavadora, pero el profesor Steele mantiene la esperanza de que el desarrollo de este proyecto continúe hasta detonar una nueva era de ropa inteligente que se adapte a las necesidades de las personas sin necesidad de cambiarse.

fuente Universidad de Wollongong

temas